Un nuevo templo 'freak': así será el primer museo del mundo dedicado a Godzilla

Hace 66 años que Godzilla hizo su primera aparición en el cine. Y ahora tendrá su propio museo en Japón, en la isla de Awaji.

María Escribano
 | 
Foto: Tōhō Co./Godzilla Museum/Nijigen No Mori

El primer museo dedicado a Godzilla, el destructivo monstruo japonés, está a punto de abrir sus puertas. Estará dentro del parque temático Nijigennomori, situado en la isla de Awaji, en la prefectura de Hyōgo, al sur de Kōbe. Hasta el 31 de agosto, los responsables del parque ofrecen un anticipo a través de la apertura de una parte de la muestra. 

Tōhō es la responsable de la producción de las películas de Godzilla.  | Tōhō Co./Godzilla Museum/Nijigen No Mori

En ella se pueden ver reproducidas algunas de las famosas escenas de las películas más famosas de Godzilla gracias a la colaboración del parque con Tōhō, la productora de cine responsable de las películas del monstruo. Hay disfraces auténticos de Gozdilla y una reproducción de los edificios usados en las películas. También se pueden ver prototipos de otros seres monstruosos que han aparecido en las películas entre los 80 kaiju, monstruos gigantes ficticios de este tipo de cine japonés, que hay en la muestra. 

En 1966 hizo su primera aparición Godzilla en una película.  | Tōhō Co./Godzilla Museum/Nijigen No Mori

Y para una inmersión completa en el universo Godzilla, en la terraza del museo, Mori no Terrace, se ofrecen platos inspirados en este cruce de gorila y ballena. Y en la tienda del parque temático encontrarás ediciones limitadas en juguete del monstruo nipón más famoso. 

El parque temático de Nijigen No Mori ha informado de que el museo permanente se llamará Godzilla Interception Operation Awaji, una opción turística muy entretenida si tienes la suerte de visitar la isla de Awaji. Isla que, por cierto, tiene uno de los puentes más increíbles del mundo, el Gran Puente del Estrecho de Akashi, que la une con Honshū y que os enseñamos en la siguiente foto.

Duplica la longitud del Golden Gate de San Francisco.  | Sean Pavone / ISTOCK