El primer avión eléctrico de 186 plazas volará en 2030

La aviación es una de las mayores preocupaciones ambientales de la industria ya que contribuye un 2% a las emisiones de efecto invernadero a nivel mundial. Proyectos como este tienen objetivos claros y favorables para el medio ambiente: reducir la compensación de carbono a medida que surjan nuevas tecnologías

Redacción Viajar
 | 
Foto: Wright Electric

Wright Electric ha desvelado detalles sobre el diseño del motor y plazos de pruebas y ha anunciado que está explorando vías de colaboración con BAE Systems para acelerar el desarrollo de nuevas tecnologías. La compañía está trabajando en el modelo siguiendo con la escala de megavatios que será necesaria para un avión comercial de este tamaño hecho realidad, lo cual implica un motor eléctrico de 1,5 MW y un inversor a 3 kilovoltios. Este motor no solo será el sistema propulsor del revolucionario avión Wright 1, sino que se convertirá en un precursor de la aviación del futuro, orientada a las cero emisiones en Europa y el mundo. el avión tendrá capacidad para 186 personas. 

Asimismo, Wright Electric está en conversaciones con BAE Systems en relación a controles de vuelo y sistemas de gestión de energía. El fabricante de aviones eléctricos estima hacer pruebas de su motor en 2021 y del avión en 2023. El desarrollo del motor es el primer paso para avanzar hacia la construcción de este avión de fuselaje estrecho, que se testeará de forma simultánea con pruebas aerodinámicas y se irá definiendo así el diseño de propulsión. La empresa espera la entrada en servicio de su avión insignia en 2030. Numerosas agencias gubernamentales de Estados Unidos están financiando la investigación en aviación eléctrica, incluyendo la NASA y el Laboratorio de Investigación de Fuerza Aérea (AFRL).

Wright Electric

Johan Lundgren, CEO de easyJet, afirma: “Este anuncio de Wright Electric constituye un paso crucial en la introducción de aviones eléctricos a gran escala, y más cuando se acompaña de los ambiciosos plazos de pruebas y entrega establecidos”. “La tecnología necesaria para las baterías está avanzando a un buen ritmo, con numerosas agencias gubernamentales estadounidenses financiando la investigación en aviación eléctrica. Todos estos desarrollos nos ayudan a visualizar un futuro con unas operaciones mucho más sostenibles”.

“Sabemos que es importante para nuestros clientes que operemos lo más eficiente posible y, de hecho, nuestro programa de compensación de carbono ha sido muy bien recibido. Desde que lo anunciamos el pasado mes de noviembre, más de 9 millones de pasajeros han viajado con nosotros en vuelos neutros en carbono, aunque sabemos que es una solución provisional hasta que emerjan nuevas tecnologías y podamos tener un futuro que no dependa exclusivamente del combustible”.

Wright Electric

La prioridad para la compañía a corto plazo es continuar trabajando para reducir su huella de carbono, al mismo tiempo que sigue apoyando el desarrollo de nuevas tecnologías a largo plazo. Prueba de ello es la colaboración que mantiene con Wright Electric para desarrollar aviones eléctricos que aspiran a reducir radicalmente la huella de carbono de la aviación.

Para actuar frente al carbono de forma inmediata, easyJet se ha convertido en la primera gran aerolínea en compensar el combustible utilizado en todos sus vuelos. La compensación es solo una medida provisional mientras nuevas tecnologías siguen en desarrollo, motivo por el cual easyJet sigue apoyando la innovación tecnológica que tiene el poder de descarbonizar la aviación en un futuro. El objetivo, por lo tanto, es reducir la compensación de carbono a medida que surjan nuevas tecnologías.

Otras medidas para reducir el impacto ambiental 

La sostenibilidad es uno de los principales pilares de la estrategia de muchas compañías para este año, tal es el caso de Iberia. Han llevado a cabo medidas como estas con el objetivo de ser más sostenibles y ayudar al medio ambiente  y así lo han demostrado el pasado FITUR donde han puesto de manifiesto todas sus iniciativas. La necesidad de reducir el uso de plásticos es una obligación colectiva, por eso Iberia ha retirado 68 toneladas de este material de sus aviones, y también ha reducido en 600 toneladas en papel en sus aviones. Menos papel significa menos peso, y por tanto menos emisiones. La aerolínea ha implantado, por otro lado, vehículos eléctricos en los aeropuertos. No será extraño que en un futuro no muy lejano empiece a implantar también la propulsión eléctrica en algunos de sus aviones.

spooh / ISTOCK