La Postalera, o la tienda de souvenirs más especial de Valencia

Si buscas un recuerdo diferente, este es tu lugar en la capital del Turia

Macarena Escrivá
 | 
Foto: La Postalera

Volvemos a viajar y con los viajes, vuelven las experiencias. Las fotos, los momentos que atesorar siempre en nuestra memoria... y por supuesto, recuerdos materiales, ya sea en forma de un producto gastronómico que nos evoque el lugar visitado o un souvenir. Pero no hablamos de objetos que se fabrican en masa y que poco o nada tienen de especiales, sino de souvenirs que adquieren otro nivel.

Postales | La Postalera

De esta forma y con este pensamiento, nació en Valencia una de sus tiendas más especiales, La Postalera. Con la originalidad por bandera, crearon un concepto que se alejaba de los típicos souvenirs con fotos de monumentos de la ciudad o imanes con forma de paella y apostaron por el diseño y la ilustración para crear algo único. Esta es su historia.

Exterior de La Postalera | La Postalera

Adolfo López y David van der Veen llevaban más de 10 años al frente de Fandi.es, un estudio de fotografía y vídeos, centrado en bodas. Se instalaron en el centro de la ciudad y observaron que por allí, cada día, pasaban cientos de turistas y que “lo que podían llevarse en forma de souvenir de Valencia, era cada día más feo y descuidado. ¿Qué recuerdos les estábamos dando de la ciudad? Había que hacer algo”, tal y como explican.

Nos vamos a Valencia en busca del Santo Grial

La Postalera

Aunque lo suyo eran las bodas, llegó una temporada con menor volumen de trabajo y fue entonces cuando, propusieron a David van der Veen, ilustrador del equipo, que creara una pequeña colección de postales de Valencia. Fue todo un éxito y al principio las empezaron a distribuir en tiendas de souvenirs y regalos. Aquello era algo novedoso y todos los que las compraban, querían más.

La Postalera

¿Qué hay más romántico que recibir una postal? La tecnología desbancó hace tiempo aquel 'mándame una postal', pero los creadores de La Postalera, convirtieron esta costumbre en el centro de su proyecto. Cogieron un local muy cercano a La Lonja de la Seda y decidieron abrir en marzo de 2019 su primera tienda, un espacio dedicado al souvenir hecho bello. “La Postalera es postal hecha emoción”, afirman y continúan “La Postalera es una experiencia en sí misma. Es volver a comunicarnos desde un lugar del mundo con un ser querido especial para nosotros y es la alegría de ese destinatario al recibir su postal.”

Imanes | La Postalera

Valencia y sus edificios míticos, se presentan ante nosotros en un formato que apenas habíamos visto hasta ahora. La Virgen de los Desamparados hecha ilustración, fachadas del barrio marinero de El Cabanyal, la gastronomía de la ciudad, naranjas, flores... hasta una fallera con naranjas tatuadas o una familia disfrutando dentro de una paella. Lo que antes podía parecer manido, ahora es moderno y atractivo gracias a sus postales. Y no solo con sus propias creaciones, sino con las de otros artistas e ilustradores que han ido añadiendo a su portfolio. Los trazos a boli Bic de edificios icónicos como la Estación del Norte o el Mercado Central de Jota Jurado, las plantas del Botànic hechas arte por la mano de Adrián Teruel Ortega o un abuelo haciendo paella con su nieto obra de Asis Percalles, forman parte de su propuesta.

Monederos | La Postalera

Junto a esta colección de recuerdos en forma de postal, quisieron elevar la experiencia. Así, sus dos tiendas, ofrecen al cliente un espacio para escribir la postal allí mismo. Y no solo escribirla, sino que puedes comprar el sello y echarla a un buzón desde la propia tienda.

La Postalera

Aquellos diseños novedosos trascendieron el formato papel y empezaron a formar parte de bolsos, calcetines, imanes, neceseres, libretas y hasta delantales de cocina, que se han convertido en todo un hito de sus tiendas.

Interior de La Postalera | La Postalera

El mundo del souvenir de diseño, con ellos, pronto alcanzó otros ámbitos, como las joyas, la cerámica, los textiles... “Trabajamos además con muchos creadores externos, que pueden llevar a cabo productos que nosotros no tenemos la capacidad de abarcar. Empezamos con artesanos y artistas de Valencia, pero se quedaba corto y ahora trabajamos con muchos de todo el país”, explica el propio Adolfo López. En La Postalera, además, se comercializan otros objetos como la cerámica de Flora Veiga, los jarrones de Temple o Mirlo Blanco, o las piezas de mesa de firmas como Eugenia Boscá o Doiy. También las joyas de Mitumi con motivos muy valencianos como naranjas, limones o flores de azahar, forman parte de este singular proyecto que hace la vida -y los recuerdos- más bonitos si cabe.