Qué hacer si te pierden la maleta en el aeropuerto

¿Has tenido la mala suerte de que te hayan extraviado el equipaje? Con estos consejos podrás suavizar el mal trago, agilizando los trámites para recuperarlo o recibiendo una indemnización por el error. 

Estela Pérez
 | 
Foto: Casanowe / ISTOCK

Tras unas cuantas horas de vuelo, el avión por fin toma tierra firme. Una vez fuera de la aeronave y habiendo recorrido los pasillos de la terminal, aparecen las cintas que van liberando el equipaje. Es aquí donde, a veces, llega la desagradable sorpresa. Las maletas que fueron a parar a bodega no aparecen. ¡Que no cunda el pánico! Desafortunadamente es una situación que se da con relativa frecuencia. Tal como confirma un informe sobre Equipaje 2018 de SITA (Société Internationale de Télécommunications Aéronautiques), seis maletas por cada mil pasajeros se perdieron o retrasaron en 2017. En tal caso, lo mejor es mantener la cabeza fría y seguir todos los pasos para su reclamación. Aunque, a priori, el proceso parezca largo y tedioso, resulta bastante efectivo y, en unos días como mucho, la maleta estará de vuelta. En última instancia, si el equipaje desaparece sin dejar rastro convirtiéndose en un misterioso caso de Expediente X, llegará en su lugar una indemnización más que justa

Si te pierden la maleta, no pierdas la cabeza

Lo primero que hay que hacer ante un caso de equipaje extraviado -o dañado- es dejar constancia del incidente en el mismo aeropuerto. Lo mejor es acudir directamente al Mostrador del Punto de Información, que se suele estar identificado con letreros como “Equipaje” o “Lost & Found” y encuentra ubicado muy cerca de las cintas transportadoras. Una vez allí, se deberá solicitar el Parte de Irregularidad de Equipajes o PIR. Allí, se indica al pasajero que acuda al mostrador de la compañía aérea con la que ha volado- donde normalmente se solicita la tarjeta de embarque, billete o etiquetas de facturación del equipaje- para, después, rellenar el PIR y guardar la copia del mismo.

baona / ISTOCK

Una vez hecho esto, se debe presentar una reclamación formal por escrito, adjuntando la copia del PIR. Según lo establecido por el Convenio de Montreal, el plazo de reclamación por daños en el equipaje es de siete días y por retraso de entrega es de 21 días. En caso de pérdida, no existe un límite establecido por el convenio, aunque es más que recomendable presentarlo lo antes posible. Si la maleta ha llegado pero falta algún objeto que debería estar en ella, se debe presentar una denuncia en una comisaría de policía. Algunas aerolíneas proporcionan un seguimiento online para conocer el estado de la búsqueda del equipaje. Si no se da esta posibilidad, es recomendable llamar periódicamente e insistir sobre la situación en la que se encuentra el trámite.

Dado que estas situaciones suponen un perjuicio para el pasajero, asimismo, el Convenio de Montreal establece una serie de trámites y compensaciones según la incidencia. Si en los primeros 5 días el aeropuerto no ha localizado las maletas, el Departamento de Objetos Perdidos de la aerolínea tendrá que llevar a cabo una investigación durante los siguientes 21 días, en los que, dependiendo de la compañía aérea, se abona al pasajero cierta cantidad por día de retraso. Si en este plazo el equipaje no ha aparecido, la compañía aérea considera el equipaje como extraviado y, acorde con la normativa comunitaria, la aerolínea pagará una indemnización de hasta 1.350 euros. Ante esta situación, es conveniente proporcionar un listado con todos los artículos que había en la maleta, detallando la marca, modelo y fecha de compra de cada producto, para que la aerolínea haga una estimación aproximada del valor total. 

Si las pertenencias tenían un valor mayor que la indemnización máxima establecida, se puede registrar la Declaración Especial de Valor, una suerte de inventario del contenido del equipaje que será revisado con detenimiento por la compañía aérea. En la web de cada aerolínea se detallan los pasos a seguir para solicitar este servicio así como el valor tope a declarar, una cantidad que varía en cada compañía.