Peugeot 207 SW Confort 1.6 HDI

Su línea está tan bien estudiada que llama la atención. Frontal agresivo y aerodinámico, laterales musculosos y trasero llamativo, el nuevo Peugeot es un vehículo con clara vocación por el ocio y el tiempo libre. La relación entre prestaciones y precio resulta ajustada.

Motor Zeta

En Peugeot saben muy bien cuáles son los gustos de los usuarios españoles, a tenor del gran éxito de ventas de esta marca en nuestro país. La verdad es que siempre ha destacado por el diseño de unos automóviles prácticos, sin perder por ello la belleza de líneas.
Poner en la calle un vehículo familiar que entre por los ojos no es fácil, pero Peugeot lo ha conseguido con el 207 SW. Llama la atención en este modelo la sensación de amplitud y bienestar que proporciona su interior. El techo panorámico de cristal, de serie en la versión Sport, sirve para que los ocupantes no se sientan agobiados en ningún momento.
No obstante, no es esta la principal cualidad del familiar. Lo que más nos ha gustado es su versatilidad, su gama de motores -más tarde llegarán otros mucho más potentes- y su comportamiento en todo tipo de trazados. De momento, se comercializa con tres motores de gasolina y dos diésel que cuentan con dos niveles de equipamiento: Confort y Sport.
Como acabamos de comentar, el bastidor de este pequeño familiar asegura un comportamiento bastante noble. Es uno de esos automóviles muy suaves y fáciles de manejar. La suspensión trasera ha sido remodelada porque este vehículo puede llevar más carga que la versión de cinco puertas. Por otra parte, el maletero tiene una capacidad de 337 litros, lo que está muy bien para un familiar de este tamaño.
El espacio también se puede ampliar plegando los respaldos de los asientos traseros, quedando una superfi cie plana en el maletero. Su utilidad se ve favorecida por una boca de carga grande cuando abrimos el portón trasero. Para ocultar los objetos lleva una bandeja rígida dividida en tres partes que se pueden plegar. Según versiones, puede equipar climatización manual o automática bizona. Esta útima está adaptada a los pasajeros y a la presencia del techo panorámico de cristal. Como en la versión berlina, un sensor de insolación permite gestionar los efectos de pasar bajo una fuerte radiación solar y a continuación por un túnel, por ejemplo. La guantera, con una capacidad de 12,2 litros, se benefi cia de la climatización y puede conservar bebidas frescas. La verdad es que sorprende su amplitud, aunque los asientos traseros son más adecuados para que viajen sólo dos adultos.
Con un frontal estilizado y atractivo, el 207 SW no defrauda por lo bien concebido que está. Es un familiar práctico para aquellas personas activas que o bien no pueden o no están dispuestas a desembolsar una gran suma por un familiar de otra categoría. Su precio fi nal en relación a lo que ofrece está bastante ajustado. Peugeot quiere hacerse con este hueco del mercado.