Un paseo por el Madrid más brutal

De las Torres Blancas hasta el Edifico Pirámide, descubre los enclaves de arquitectura brutalista que esconde la capital.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: www.ipce.mcu.es

¡Arquitectura que hermosura! Es probable que cuando viajes a Madrid aparte de disfrutar de unos días de desconexión rodeados de los tuyos, aproveches para descubrir los lugares más emblemáticos que posee: Palacio de Cibeles, Parque del Retiro, Puerta del Sol, Gran Vía, Templo de Debod… No obstante si gusta la arquitectura y eres de los que busca una alternativa al turismo convencional, debes saber que la capital posee varios edificios pertenecientes a la corriente arquitectónica brutalista dignos de admirar.

Este estilo arquitectónico, promovido por el diseñador suizo Le Corbusier, surgió en Francia del Movimiento Moderno y tuvo su auge en las décadas de 1950 y 1970. Su principal peculiaridad radica en sus fachadas de cemento sin decoración, sus formas geométricas y sus dimensiones colosales.

Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Filipinas

Ubicada en el corazón del distrito de Salamanca, esta parroquia fue construida entre 1967 y 1970 por el arquitecto Cecilio Sánchez-Robles Tarín. Su aspecto exterior (puro cemento) hace que pase desapercibida para muchos transeúntes, acostumbrados a las iglesias de ladrillo con grandes cúpulas. La iglesia posee una enorme grieta de más de 15 metros que deja entrar la luz natural e ilumina los espacios de culto, centrándose en el altar, donde destaca una imagen de Cristo.

Luis Garcia/WikiCommons

Torres Blancas

Las Torres Blancas, con su total ausencia de ángulos rectos, son uno de los edificios de viviendas más famosos y reconocibles de la capital. Considerados como una de las obras cumbres del arquitecto Sáenz de Oiza, fueron construidos entre 1964 y 1969, y cuentan con una de las mejores vistas de la ciudad.

Luis Garcia/WikiCommons

Facultad de Ciencias de la Información

A diferencia de otras escuelas y facultades de su alrededor, la de Ciencias de la Información de Ciudad Universitaria posee las características principales del estilo arquitectónico brutalista. Su exterior, de color gris uniforme, muestra el hormigón armado de la estructura, solo roto por el tono dorado de las ventanas. Este peculiar edificio fue el escenario de la película de terror de Alejandro Amenábar Tesis.  

Luis García/WikiCommons

Edificio Pirámide

La Pirámide, uno de los edificios más emblemáticos del Paseo de la Castellana, es una torre troncopiramidal con tres de sus cuatro fachadas inclinadas. Construida entre 1974 y 1979 por el arquitecto madrileño Antonio Lamela, posee nueve plantas de oficinas donde prima el hormigón.

Luis García/WikiCommons

Sede del Instituto del Patrimonio Cultural

En 1965 la Dirección General de Bellas Artes encargó a los arquitectos Fernando Higueras y Antonio Miró el proyecto para un centro de restauración y formación de restauradores. El inmueble, de hormigón armado visto, está distribuido en cuatro plantas circulares, conectadas verticalmente por medio de dos núcleos de escaleras y ascensores. Declarado Bien de Interés Cultural es una de las obras más significativas de la arquitectura Española contemporánea.

Luis García/WikiCommons