Parque de atracciones de Madrid. 50 años soltando adrenalina

15 de mayo de 1969. Madrid, expectante. En plena festividad de San Isidro, el Parque de Atracciones de Madrid abre sus puertas. Nunca la ciudad había liberado tanta adrenalina.

Yolanda Guirado
 | 
Foto: Parque de Atracciones Madrid

50 años han pasado desde aquel día. Este año, lo celebran por todo lo alto. Atravesamos esas puertas de hierro. Icónicas. Bienvenidos al Mundo de las Maravillas. Ni la propia Alicia se perdería las aventuras de una tarde de verano. El anfitrión es Napy, el oso más madrileño y chulapo ha vuelto al primer Parque de Atracciones de España para recibir a todos los visitantes. Ningún día falta a la cita. Nos alegra verte de nuevo.

Redacción Viajar

Postales para el recuerdo

Para los más nostálgicos, la exposición temporal de fotografías históricas resulta imprescindible. Hasta el próximo 2 de septiembre, fotos en blanco y negro y color. Un recorrido por la historia del parque desde 1969 hasta nuestros días. Cómo hemos cambiado. En la muestra podemos recordar aquellas atracciones que tanto nos imponían. Las que más, 7 Picos o Viaje Galáctico. Reconocernos en los conciertos de la movida madrileña y devolver a nuestra memoria el Gran Teatro Auditorio, que reabre sus puertas. 

Redacción Viajar

Vemos la vida pasar en el Pasaje del Terror. Y en la mítica 7 Picos. Cómo para no recordarla. Hoy solo queda un vagón para el recuerdo. Fue la primera gran montaña rusa construida en España y una de las mayores de Europa en esa época. Su nombre hacía referencia a la cordillera de la sierra de Guadarrama. Hizo su último viaje en 2005. 

Parque de Atracciones Madrid

Mira, ¿Te acuerdas? Es una de las frases que más se escuchan en la muestra. Imposible no tirar de aquellos años cuando vemos las imágenes de Platillo Volante, que hizo sus pinitos en la gran pantalla.  En ‘El padre de la criatura’, Paco Martínez Soria y Florinda Chico toman un café en la desaparecida atracción. Localizaciones para el recuerdo, como el Barco Mississipi. 

Liberando tensiones

Redacción Viajar

Nunca estamos lo suficientemente preparados para subir ahí arriba. Y aún así, allá que vamos. Tragamos saliva. Y nos arrepentiremos con la boca pequeña de haber subido segundos antes de caer al vacío. Solo los más valientes se atreverán con Abismo, la caída libre de 63 metros de La Lanzadera, Tornado, Top Spin o La Máquina. Muchas emociones fuertes en un solo día. Es lo que tienen los veranos en Madrid. 

Redacción Viajar

La cola en Abismo no cesa. La multitud congregada nos da una pista de la favorita del Parque. Nos quedamos con estos dos números. 49. Son los metros de altura a los que subimos. 100. Kilómetros por hora. Es la velocidad que alcanza. Un recorrido no apto para cardíacos. En el aire, se van dibujando figuras ilegibles: tirabuzones, inversiones y colinas. Los hay que repiten. Incluso.

Redacción Viajar

Atracciones vintage

El Tiovivo es la única atracción que sigue dando vueltas después de medio siglo. Procede de Francia y es del año 1927. Una artesanía de madera hecha a mano. Esto era nuestra niñez. Un tiovivo girando y un algodón de azúcar más grande que nosotros en la mano. 

Redacción Viajar

Las altas temperaturas no se notan en Los Rápidos, Los Fiordos o El Aserradero. Nos refrescamos mientras vamos calentando motores. Los niños se pasan el día en Las Medusas de Patricio y se ponen chorreando con Bob Esponja en Los Juegos del Agua, se adentran en las aventuras de Dora La Exploradora y vuelan en globos como los de verdad. 

Redacción Viajar

Los espectáculos musicales al aire libre son para todos los públicos. Disfrutamos con el show de Rock Battle y The Blues Brothers. Mira, son las Tortugas Ninja. De cerca nos encontramos con ellas y otros personajes de nuestra infancia. Así respiran las calles del parque.

Redacción Viajar

Mario Sandoval y el Mercado de San Isidro

No esperamos encontrarnos a un chef 2 estrellas Michelin aquí. Nos equivocamos. Para cargar pilas, hacemos una parada en el restaurante del Mercado. Allí nos espera la carta de Mario Sandoval. Platos muy madrileños y saludables en formato de tapas. Probamos los Dados de Torreznos, los Callos a la madrileña y las Costillas de Ibérico. 

Redacción Viajar

Cuando cojamos fuerzas, nos espera la única montaña rusa de La Patrulla Canina en Europa, el Zeppelin o Las Sillas Voladoras. Volvemos a ser niños por unas horas. Aquí, la Casa de Campo tiene su skyline propio. Montañas rusas y atracciones que nos pondrán la piel de gallina. Como llevan haciendo los últimos 50 años.