Paradores orienta sus estancias clásicas a los jóvenes de 35 años

Paradores de Turismo celebra su 80 aniversario haciendo un guiño a los nuevos tiempos. Mucho diseño, un canal de televisión propio y una apuesta en favor del medio ambiente son las principales armas con las que piensa atraer al público joven.

Silvia Roba

Han pasado 80 años desde que Alfonso XIII inaugurara el Parador de Gredos. Desde entonces, han abierto sus puertas 92 establecimientos más dentro de una red que nació con un objetivo claro: preservar el patrimonio monumental de España y animar, turísticamente hablando, zonas poco explotadas. Ocho décadas después nadie duda del éxito alcanzado. Basta con ver las cifras -más de 5.700 habitaciones, casi 1,5 millones de clientes al año- y comprobar que todo viajero que se precie ha pasado alguna vez una noche en cualquiera de sus alojamientos.

Paradores comienza este 2009 poniendo en marcha un plan estratégico que, hasta 2012, pretende potenciar el valor histórico de algunas de sus más importantes joyas, adornándolas, eso sí, con avanzadas tecnologías y mucho diseño. ¿El mejor ejemplo? El recién renovado Parador de Toledo -donde los muebles del finlandés Alvar Aalto parecen encajar a la perfección con el estilo castellano- y, sobre todo, el Parador de San Francisco de Granada, un convento en el recinto mismo de La Alhambra que ha recuperado la zona de la alberca y los paseos del jardín inferior, sin olvidarse del interiorismo actual. Así, el mobiliario antiguo del claustro -bargueños, arcones...- convive con otro más innovador y contemporáneo, como las lámparas de Miguel Milá o las butacas de madera natural y cuerda de Hans Wegner.

También las habitaciones clásicas se hacen más modernas en busca de ese cliente siglo XXI que anhela lugares con encanto, pero actualizados, y también del cliente joven para el que la decoración resulta sumamente importante, igual que todos los detalles, las emociones que inspira un lugar y la oferta de deporte y relax. El Parador de El Saler, en Valencia, remodelado también hace apenas un año, constituye un claro exponente de esta nueva tendencia sobria y minimalista, que encuentra su máxima expresión en la suite Xaloc, de líneas puras y sencillas.

El golf es aquí el gran protagonista, de la misma manera que el bienestar lo es en el Parador de La Granja -premiado como el mejor hotel de congresos de España en el año 2008- y en el espectacular Parador de Alcalá de Henares, con un spa, ubicado en una antigua iglesia, con caracolas de cristal que esconden en su interior cabinas de masaje. Su ondulada silueta es el mejor reclamo de modernidad de la marca, rejuvenecida en sus formas y en sus contenidos. A partir de este 2009 queda también ampliada la edad de uso de la Escapada Joven, de la que se puede disfrutar ahora desde los 20 a los 35 años (antes era hasta los 30), con una tarifa especial de 55,64 € por persona y noche con desayuno bufé en más de 60 establecimientos.

Además, paradores de turismo rebaja la edad mínima requerida para beneficiarse de las tradicionales ofertas de Días Dorados, aplicables a partir del mes de enero a todos aquellos que hayan cumplido 55 años, ofreciéndoles la posibilidad de obtener un descuento especial del 30 por ciento en el alojamiento y el desayuno bufé.

Pero, ¿cómo debe ser el perfecto Parador del siglo XXI? El primer requisito parece claro: que esté en un lugar histórico o en un entorno privilegiado (la naturaleza manda). El segundo, que sea moderno, arriesgando en el diseño. El tercero, que se apunte al verde. Ahorro energético, uso de papel reciclado y reducción en la emisión de gases conforman una apuesta sostenible que será marca de la casa en las remodelaciones más inmediatas -19 hoteles cambiarán su look en los próximos cuatro años- y que viene a confirmar ese deseo de Paradores de no dejar de crecer, no sólo en número de alojamientos -cuatro en construcción y nueve en proyecto-, sino también en su filosofía vital.

Un menú de cumpleaños
Paradores de Turismo celebra su 80 aniversario con una oferta gastronómica que reivindica la cocina tradicional española a través de ocho menús diferentes que variarán cada mes hasta noviembre de 2009. Esos menús llevarán el nombre de otros tantos paradores seleccionados según el orden cronológico de su inauguración. Su fecha de apertura servirá, además, para marcar el precio: el Menú Gredos costará 19,28 €; el de Cádiz, 19,29 €; y el de Oropesa, 19,30 €. Cada propuesta estará confeccionada sobre la base de pequeñas elaboraciones, bautizadas como entretenimientos, fríos y calientes, a partir de productos autóctonos y de temporada. Tiznao manchego típico del Parador de Manzanares, callos isabelinos con garbanzos de la Hostería de Alcalá de Henares... y otros muchos platos y dulces con denominación de origen. Todos los comensales que soliciten el menú recibirán como regalo uno de los 12 fascículos con que cuenta el coleccionable Paradores, 80 años de Gastronomía, concebido como una pequeña enciclopedia de la red y su oferta culinaria.