Paleoaventura en La Rioja

Este mes arranca la segunda temporada del parque de paleoaventuras El Barranco Perdido, situado cerca de Enciso, en la Rioja Baja. El parque, cuya construcción requirió hace un año una inversión de 9 millones de euros, ocupa una superficie de 14.000 metros cuadrados que estuvo habitada por dinosaurios hace 120 millones de años. El enclave se ubica en el antiguo Mar de Tethys, donde los saurios dejaron muchas de sus huellas, llamadas icnitas al estar ya fosilizadas. Aquí se descubre y se experimenta con su hábitat, su alimentación, su forma de vida... El Barranco Perdido se estructura por zonas. La Plaza de los Saurios alberga un área expositiva y un anfiteatro para los espectáculos. Los espacios denominados la Playa Cretácica y la Colina de los Saurios incluyen un área de juegos y la playa del parque, donde, además de una piscina común, se ubica la Piscina de Paleontología Submarina, para buscar fósiles dentro y fuera del agua. El Barranco Perdido cuenta también con su propia Estación Paleontológica, en la que la experiencia digital se complementa con el trabajo de campo. Uno de los objetivos de la paleoaventura es que los visitantes se conviertan en paleontólogos y busquen restos y fósiles en una excavación abierta. Antes de explorar, los visitantes reciben un equipamiento con escáneres, entre otros materiales, y las primeras instrucciones para salir hacia los yacimientos de fósiles, donde podrán identificar y clasificar los hallazgos o reconstruir esqueletos. También se incluyen juegos, actividades interactivas en el área expositiva e incluso una zona de asadores.El parque abre todos los fines de semana y festivos desde abril hasta octubre, y todos los días desde el 18 de junio al 11 de septiembre, excepto los lunes hasta el 15 de julio. www.barrancoperdido.com