Oviedo, entre las ciudades con la mejor calidad de vida de Europa

La Comisión Europea ha preguntado directamente a los ciudadanos. Y este es el resultado

Luis Meyer
 | 
Foto: peeterv / ISTOCK

¿Cómo se mide la calidad de vida de una ciudad? Es un término demasiado amplio que abarca demasiados factores, por eso en la Comisión Europea han optado por la vía más directa: preguntar a sus ciudadanos. 

Nada menos que 58.100 entrevistas en 83 ciudades de nuestro continente que, de entrada, arrojan un dato esperanzador: nueve de cada 10 personas encuestadas están satisfechas de vivir donde viven. 

peeterv / ISTOCK

La comisaria de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira, dijo a este respecto: “Las ciudades albergan alrededor del 40% de la población de la UE. Están en la primera fila de algunos de los desafíos más graves de Europa. Las infecciones por coronavirus, por ejemplo, llegaron primero a las ciudades más grandes y conectadas de Europa, como Milán y Madrid, antes de extenderse a centros más pequeños y regiones más rurales. Por lo tanto, es extremadamente importante que seamos conscientes de las necesidades de las personas que viven en las ciudades”.

Oviedo, entre las mejor valoradas… con algún pero

Studioimagen73 / ISTOCK

Más del 93% de los ovetenses están encantados de vivir en su ciudad. La eficacia del transporte público, o la seguridad de poder caminar por la noche, están entre sus virtudes más valoradas. 

También se valora como un buen lugar para las personas de edad avanzada, familias, inmigrantes y se considera absolutamente respetuosa con los colectivos de gays  y lesbianas. 

Jorisvo / ISTOCK

Pero hay dos apartados en los que no saca buena nota: la situación financiera de los hogares, el precio de la vivienda y el acceso a un trabajo. Aspectos sociales que, por desgracia, se repiten en muchas otras ciudades de España. 

Málaga también está bien valorada por los malagueños

Solo un poco por debajo queda la ciudad de Málaga en la puntuación que le dan sus ciudadanos, pero en general está por encima de la media europea. No pueden decir lo mismo Madrid y Barcelona que, si bien tienen un aceptable nivel de satisfacción por parte de quienes las habitan, quedan por debajo de la media, especialmente si las comparamos con otras ciudades del norte de Europa.