Optimismo en los viajes de negocios: resurgirán tras la crisis

Aunque este sector, como tantos otros, se encuentra paralizado, expertos auguran que cuando todo pase habrá un repunte importante

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: martin-dm / ISTOCK

La incertidumbre, el miedo, las grandes alteraciones sociales y económicas que a nivel global está provocando el coronavirus, también han calado a fondo en los viajes de negocios. A la cancelación de congresos como el Mobile World Congress, la anulación de ferias y eventos a lo largo del planeta y el aplazamiento sine die de las jornadas de formación de las empresas, se une que las multinacionales han cancelado los viajes de trabajo con unas cifras sin precedentes.

Jcomp / ISTOCK

La restricción de este tipo de viajes por parte de las empresas es una de las medidas que intentan amortiguar la propagación de coronavirus, generando un gran impacto económico. Según una reciente encuesta de GBTAi, las compañías han cancelado el 95% de sus viajes de negocios a China y el 51% de los desplazamientos a Europa, lo que va a repercutir sin lugar a dudas en los resultados empresariales de este año 2020.

Un halo de esperanza

Sin embargo, hay luz al final del túnel. Experiencias anteriores y análisis de los expertos confluyen para afrontar la situación con ciertas dosis de optimismo. Según Luca Carlucci, CEO de BizAway, una plataforma que gestiona viajes corporativos, “se está haciendo frente a esta situación inesperada de crisis de manera positiva”. Tanto, que hasta augura una “recuperación total cuando pase la epidemia, como ha venido sucediendo a lo largo de los años con otras crisis globales sufridas”.

anyaberkut / ISTOCK

Históricamente el sector de los viajes de negocios siempre ha resurgido de situaciones de total incertidumbre. En las últimas décadas han sido diversas las crisis que han golpeado la economía mundial. Crisis sanitarias como la que sufrimos ahora (SARS, MERS, la gripe aviar, la gripe porcina, el Zika...) pero también de otra índole como la que provocaron los atentados del 11 de septiembre o la gran crisis financiera de 2008. Todas ellas afectaron en su momento de forma muy negativa a la economía en general y a los viajes de negocios en particular.

Datos positivos

Según Carlucci, “de todas estas crisis, el sector de viajes de negocios no solo ha sabido recuperarse, sino que ha resurgido siempre al alza y ha mantenido a lo largo de los años una tendencia positiva, a pesar de los grandes desafíos”. Los datos avalan tal afirmación: desde 1998, la curva del sector siempre ha ido en aumento a pesar de convivir con epidemias, atentados o crisis que han afectado a las compañías de manea global. “Mientras en 1998 los viajes de negocios no alcanzaban los 600 millones de viajes, en 2017 ya se doblaban, superando los 1.200 millones, y la estimación es que en 2024 se alcancen los 1.540 millones”, argumenta.

Pero ahora, en casa

Hispanolistic / ISTOCK

Todo apunta a que, cuando todo pase y regrese la normalidad, los viajes corporativos podrán recobrar su fuerza para seguir siendo siendo un pilar fundamental de las empresas. Mientras tanto, hay que quedarse en casa.

Teletrabajo, reuniones por videoconferencia, encuentros telemáticos… cualquier recurso es válido en esta lucha por contener la pandemia en un reto que es tanto global como individual.