Nissan Qashqai, urbano y aventurero

Es otro todoterreno de recreo que se suma ya a la larga lista de los que están apareciendo en los últimos tiempos. Lo que pasa es que en Nissan han querido salir al mercado a lo grande con nada más y nada menos que ocho versiones equipadas con motores de gasolina y otras ocho en diésel. De éstas, sólo cinco equipan tracción total, que son las que llevan los motores más potentes de 2 litros de cilindrada. Los de gasolina pueden montar dos tipos de motor, el 1.6 de 114 caballos de potencia y el 2.0 de 140, y los diésel son el 1.5 de 114 CV y el 2.0 de 150, que llegará en un par de meses al mercado. Los precios del flamante Qashqai van desde los 18.680 € -de la versión de gasolina 4x2 más económica- hasta los 27.380 € del 2.0 D en acabado Acenta, con tracción total-. En Nissan parece que han jugado fuerte con los precios, porque la versión con el equipamiento más económico -con el nombre de Visia- lleva de serie seis airbags, control de estabilidad, ordenador de viaje, antibloqueo de frenos... Por su aspecto podríamos decir que se queda a caballo entre un compacto tipo Ford Focus y un todoterreno de recreo como el Toyota Rav-4. Por otra parte, la caja de cambios puede ser manual de cinco o seis velocidades, según el tipo de motor, aunque también existe una automática para la versión diésel de dos litros de cilindrada.

El modelo resulta bastante ágil en todo tipo de trazados y la carrocería apenas balancea. En cuanto a su interior, la calidad percibida es buena y, aunque utiliza mucho material plástico, se nota que está bien rematado a la vez que su tacto es fino. Desde luego, constituye una estupenda opción como vehículo único para aquellos amantes de los deportes al aire libre. No obstante, es un todoterreno al que le gusta más el asfalto que los malos caminos, porque para eso la marca ya tiene otros modelos que resultan mucho más adecuados. El Qashqai es ese urbanita que se mueve en la ciudad con agilidad, pero que posee un espíritu aventurero que tira de él para salir al campo. La relación entre lo que ofrece y el precio final está bastante ajustada, en especial en las versiones más económicas. En cuanto al sistema de tracción total, en situaciones normales el Qashqai funciona como un tracción delantera, pero cuando detecta que pierde adherencia un embrague multidisco se encarga de pasar fuerza a las ruedas traseras. Su comportamiento es bastante noble y su conducción está más cerca de un turismo que de un 4x4.