Navidad sobre raíles en el Orient Express de Belmond

Por primera vez, este tren legendario extiende su horario hasta diciembre

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Martin Scott Powell

Es una joya del art decò que pasea sus oropeles por las entrañas del Viejo Continente constituyendo el sueño de todo viajero. El Venice Simplon-Orient-Express es puro lujo sobre raíles. Un ferrocarril legendario que combina el fasto de principios de siglo XX con la reminiscencia de las novelas de intriga. Florencia, Praga o Estambul son sólo algunas de las ciudades en las que recalan sus exquisitos vagones, con la rúbrica de una sofisticación sólo apta para privilegiados.

Suite del Venice Simplon Orient Express
Martin Scott Powell

Ahora la Navidad también puede celebrarse al ritmo de su traqueteo. Porque, si bien hasta ahora, los viajes de este codiciado tren tan sólo tenían lugar entre los meses de marzo y noviembre, este año hay una importante novedad: por primera vez, su horario se extiende hasta diciembre, lo que significa que su romántica opulencia estará también circulando en las mismas fiestas.

Paisajes nevados

A partir de diciembre, el Venice Simplon-Orient Express de Belmond lanza diez nuevas rutas que se añaden a las clásicas de siempre (París-Venecia, Londres-Venecia, París-Estambul) y que atraviesan países como Italia, Suiza, Bélgica y los Países Bajos para recalar en ciudades tan emblemáticas como Roma, Florencia, Viena, Budapest, Ginebra, Bruselas y Ámsterdam. Estos trayectos invernales que serpentean por los rincones más mágicos de Europa incorporan viajes nuevos como el absolutamente tentador París-Florencia. Aunque si el viaje se quiere hacer la misma Nochebuena, habrá de elegirse el trayecto París-Venecia.

Navidad en el Orient Express
Navidad en el Orient Express | Martin Scott Powell

Viajes que están revestidos de glamour hasta el último detalle. Porque en ellos no sólo se tiene la ocasión de ver desfilar desde la ventanilla algunos de los iconos más bellos del imaginario viajero (¿cómo no emocionarse con la Torre Eiffel o la cúpula de Brunelleschi? ¿Cómo no conmoverse con los paisajes nevados?) sino que, además, se disfruta de un maravilloso apartado gastronómico a cargo de chefs de renombre mundial. Y todo ello, regado, claro, con el mejor champán.

Navidad en el Orient Express
Navidad en el Orient Express | Helen Cathcart

Langostas de Bretaña, tomates a la provenzal, quesos seleccionados son posibles delicias que pueden encontrarse en la suntuosa cena de cuatro platos con un menú de temporada que se ofrece en estos viajes. Y que, además del desayuno en la propia cabina y de un almuerzo el día posterior, están acompañadas de un servicio de mayordomo para satisfacer todas las necesidades.

Cena de etiqueta

Las rutas parten de viajes de una noche (hasta de una semana), en los que los viajeros embarcan justo antes de la cena para degustar un fabuloso menú de cuatro platos con bebidas. Langostas de Bretaña, tomates a la provenzal, quesos seleccionados son posibles delicias que pueden encontrarse en el delicioso menú de temporada que se ofrece en estos viajes. Y que, además del desayuno en la propia cabina y de un almuerzo el día posterior, están acompañadas de un servicio de mayordomo para satisfacer todas las necesidades. Todo ello a un precio que parte de los 3.390 euros cuando se trata de un viaje de dos días con una noche a bordo.

Grand Suite París del Orient Express
Grand Suite París del Orient Express | Navidad en el Orient Express

La música en directo acompaña durante el trayecto, para el que es obligatorio ir vestido de etiqueta. Después la noche transcurre en las lujosas suites del tren, en esos vagones originales de los años 20 y 30, cada uno con su propia historia. Nada queda al azar en estas suntuosas habitaciones que incluyen telas finas en colores claros y paneles de madera relucientes. Todo para transportar a la edad de oro de los viajes y a la nostalgia de las rutas legendarias, como lo lleva haciendo este ferrocarril desde 1883.

Grand Suite París del Orient Express
Grand Suite París del Orient Express | Martin Scott Powell

Viajar en el Venice Simplon-Orient-Express es convencerse de que, más allá del viaje, existe la magia del trayecto en sí mismo, siempre a través de ese paisaje que se desliza tras el cristal como en los relatos de Agatha Christie o Paul Theroux. Por eso esta Navidad llega revestida de la Belle Epoque con estos trayectos que son la quintaesencia de la elegancia.