Nace un nuevo islote en Hawái

La lava del volcán Kilauea ha originado una pequeña isla en la costa hawaiana. 

VIAJAR
 | 
Foto: USGS Volcanoes

El planeta Tierra se comporta como un organismo vivo desde el origen de los tiempos. El constante movimiento de las placas tectónicas y el dinamismo de la climatología hacen que el relieve de la corteza terrestre esté sometido a un cambio constante. Esto se ha comprobado una vez más hace unos días. En esta ocasión, el 12 de julio el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) informó del nacimiento de un islote muy cerca de la costa de Hawái. 

Esta pequeña isla es producto del flujo de lava subacuático procedente del Kilauea, un volcán activo que, a día de hoy, sigue causando daños humanos y materiales en la isla del Pacífico. 

El magma creador

La isla fue hallada por un grupo de investigadores del Observatorio Volcánico de Hawái. A tan sólo unos metros de la costa norte de Isla Grande, emergía un islote no registrado hasta la fecha, con una dimensión de entre seis y nueve metros de diámetro. Según las estimaciones de los especialistas vulcanólogos del USGS, la nueva isla se habría formado tras las erupciones del volcán producidas desde el mes de mayo. Así, el flujo de lava se habría extendido por el agua del mar y, posteriormente, la presión del agua la habría empujado hacia la superficie. Este proceso geológico recibe el nombre de túmulo y es bastante frecuente en las coladas de lava pahoehoe - que en hawaiano significa “suave”-, generalmente de tipo basáltico y que se suelen producir en volcanes como el Kilauea o el Etna

Desde la USGS añaden que, si el flujo de la lava cesa, la isla podría llegar a erosionarse y desaparecer por completo. Por el contrario, si la corriente de magma se mantiene activa, es posible que se originase un “puente” que conectase el nuevo islote con la costa de Hawái. Si se diera este último caso, la comunidad local tendrá la responsabilidad -y el honor- de ponerle nombre a esta nueva formación geológica.