La montaña rusa 'dive coaster' más alta, rápida y larga del mundo

Yukon Striker se inaugurará en 2019 en el Canada´s Wonderland.

VIAJAR
 | 
Foto: Canada´s Wonderland

Canada´s Wonderland es el parque de atracciones que más visitas recibe de toda Norteamérica. Y la verdad que ahora lo comprendemos, pues el lugar, situado a apenas 40 kilómetros de de la ciudad de Toronto (Ontario), posee 16 montañas rusas, a cada cual más excitante.

Ahora han anunciado que en abril de 2019 tendrán lista una nueva atracción, el Yukon Striker, una montaña rusa tipo dive coaster que batirá todos los récords posibles: será la más larga, alta y rápida del mundo en su categoría. Las montañas rusas dive coaster se caracterizan porque los asientos no tienen suelo donde poner los pies, es decir, los pies cuelgan, lo que hace que la experiencia sea aún más excitante.

Una construcción increíble

La Yukon Striker ascenderá hasta los 75 metros de altura para, tras realizar una pequeña pero tensa pausa de tres segundos, lanzarse al vacío en una terrorífica caída de 90 grados que seguramente hará sufrir de lo lindo a más de uno. A su "favor" hay que decir que este tipo de caídas tan agresivas sólo las poseen 10 montañas rusas más en el mundo.

La atracción, que alcanzará los 130 kilómetros por hora, pasará a través de túnel submarino, completará un loop de 360 grados (único en este tipo de montañas rusas) y recorrerá 1.105 metros en menos de tres minutos y medio de duración.

Asimismo, Yukon Striker es diferente a la competencia por el diseño de sus trenes: sus vagones en estilo de grada de estadio, que hace que cada fila esté situada un poco más alta que la anterior, no tienen suelo, sino que el pasajero se sienta con las piernas colgando, brindándole la sensación de estar volando por los cielos de Toronto. Los vagones contarán con una distribución de tres filas con ocho asientos en cada una de ellas, para un total de 24 personas por vagón.

Por otro lado, la temática de la nueva montaña rusa del Canada´s Wonderland se basa en la “fiebre del oro” que asoló Canadá a finales del siglo XIX, y en concreto al territorio del Yukón, ubicado al noroeste del país.