Mercedes-Benz Clase E 63 AMG: ArMaGedón

Es la versión final, la definitiva, la más potente y radical de la Clase E. Tiene un bloque que entrega 525 CV de potencia y 630 Nm de par. Pasa de 0 a 100 km/h en 4,5". A la venta en agosto.

Hugo Valverde

Llega la versión más deportiva de la nueva Clase E de Mercedes. De aspecto muy deportivo, guarda bajo su capó un motor de 8 cilindros en V y 6.2 litros de cilindrada capaz de entregar, cuando "se enfada", 525 CV y 630 Nm de par. Con él, el nuevo deportivo alemán acelera de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y el consumo medio de carburante se sitúa en 12,6 l/100 km.

El propulsor está unido a una transmisión automática de 7 relaciones y enmbrague multidisco denominada "AMG Speedshift MCT". Tiene cuatro modalidades: "C", "S", "S+" y "M". Dependiendo del programa, puede realizar los cambios más rápidamente.

Su imagen exterior es parecida al Clase E con paquete de equipamiento AMG. Se diferencia de éste porque la toma de aire central tiene una franja negra. Lo mismo sucede con el difusor trasero, que alberga cuatro tubos de escape con forma cuadrangular y con las luces diurnas, que están colocadas horizontalmente.

De serie, incorpora llantas de 18 pulgadas y neumáticos con medidas 255/40 R18 delante y 285/35 R18 detrás. Opcionalmente se pueden equipar llantas de 19". A través de ellas se observan unos grandes discos perforados y ventilados de 360 mm de diámetro que se encargan de frenar el vehículo con eficacia. Las aletas delanteras son 17 mm más anchas. Entre ellas y la puerta, se sitúa la inscripción "63 AMG".

El interior también desprende un aire racing. Como ocurre con el exterior, el habitáculo es similar al del paquete AMG. Acopla asientos deportivos tapizados en cuero, una nueva palanca de cambios sin rail, levas en el volante de cuatro radios (opcional es el de tres) e inserciones de aluminio y negro brillante.

Llegará a los concesionarios españoles a partir de agosto de este año.

Más información en periodismodemotor.com