Los mejores hoteles para los amantes del surf en España

Es algo más que un deporte. El surf es un estilo de vida, una cultura que suma al afán de cabalgar sobre el mar el deseo de descubrir nuevos destinos a los que viajar con la tabla siempre lista. Son muchas las playas de España que reúnen las mejores condiciones para una actividad que, aunque se practica durante todo el año, gana seguidores en verano. Los hoteles piensan en ellos y se adaptan a sus necesidades. ¡Todos al agua!

Silvia Roba
 | 
Foto: EpicStockMedia / ISTOCK

Con casi 6.000 km de costa, España puede presumir de tener algunos de los mejores lugares para surfear de toda Europa. Uno de ellos es la playa de Mundaka, en Vizcaya, famosa por su ola de izquierda, en forma de tubo, que en su mejor momento alcanza los 400 metros de largo y cuatro de altura. El Eco-Hotel Mundaka cuenta con su propia escuela de surf, con cursos para todos los niveles que incluyen alquiler de tabla, traje y diploma acreditativo. Para apuntarse ¡solo hace falta saber nadar!

Redacción Viajar

Situado en el centro de la antigua villa marinera, el hotel, que ocupa un edificio histórico, apuesta por la sostenibilidad. En temporada sorprenden a sus clientes con una heladería artesanal italiana. La costa vasca brinda multitud de playas para hacer surf, como las de Sopelana y Barrika, muy cerca del Moana Surf Hostel, una casa tradicional reformada, en medio de una vasta zona boscosa pero a escasos minutos del litoral, en la que caben hasta 75 huéspedes.

Redacción Viajar

Para ellos, sea cual sea su edad, organizan surf camps, todo un aliciente. También lo son las sesiones fotográficas a surfistas en plena acción que realiza el Zarautz Hostel, coqueto alojamiento en la capital del surf guipuzcoano. Su terraza es perfecta para charlar con otros clientes después de una jornada activa en el mar. Dispone de habitaciones amplias (algunas, para compartir) y un ático en el que es posible dormir contemplando las estrellas. Aunque aquellos que prefieran algo más personal deben saber que el Hotel Miró de Bilbao tiene un acuerdo con el campeón Eneko Acero y su escuela: preparan sesiones de surf en privado, adaptadas a las necesidades de cada cual.

Isa de la Calle

Fue en la playa de Somo, en la costa de Trasmiera, orientada al mar abierto, donde un español se subió por primera vez a una tabla de surf, allá por los años 60. Para intentar emularlo, Casa del Surf ofrece no solo estancias, también cursos de dos o cinco días. En esta surf house las habitaciones tienen baño independiente y algunas incluso una terraza para disfrutar de la puesta de Sol.

Redacción Viajar

En la misma localidad cántabra, a solo 20 minutos de Santander, abre sus puertas la Posada de Somo, un hotel íntimo y con encanto, con suites y villas equipadas con jacuzzi y jardín privado. Los clientes tienen a su disposición una carta de masajes, entre los que destaca el Special Surfers, pensando para los que practican este deporte que también es un estilo de vida.

Sergio Marcos Presmanes

Así lo entienden en Latas Surf, a 250 metros de la playa de Loredo, donde rompen olas para principiantes y expertos. Cuenta con su propia escuela y con diferentes opciones para dormir: habitaciones compartidas, dobles, familiares... y hasta un lodge ideal para parejas. ¿Lo mejor? El jardín, que se convierte en informal punto de encuentro entre surferos llegados de todo el mundo. Sin salir de Cantabria, una dirección más: Hotel Mar y Azul Surf, en Suances, junto a la playa de la Concha y la de los Locos, donde prima la luz y el color

Redacción Viajar

Hasta 360 días de olas al año ofrece la playa de Salinas, una de las mecas del long board (tabla larga) en Europa, sede del festival Sur, Music and Friends, que se celebra a principios de agosto. En vez de en Asturias, cualquiera que se adentre en el Cactus Bed and Breakfast Salinas creerá estar en México. Hay retratos de Frida Kalho, sombreros charros pintados en las paredes, cuadros de colores con calaveras, máscaras... Un lugar que inspira y ayuda a recargar las pilas. Dispone de trece habitaciones repletas de pequeños y cuidados detalles, zona de chill out, almacén de tablas y zona de secado para los trajes de neopreno.

https://www.cactusbnbsalinas.com/

La playa de Rodiles, en Villaviciosa, es otro de los spots asturianos más frecuentados por surferos expertos, que buscan su potente ola de izquierda, conocida como La Barra. Una buena opción para hospedarse en la zona es el Hotel Costa de Rodiles, con habitaciones que recrean lugares típicos de aquí, como una mina, la tenada, el gallinero o el llagar. Entre sus instalaciones, una animada terraza, un chigre y un luminoso comedor para degustar gastronomía tradicional de la tierra.

VICTOR ACOSTA FERNANDEZ

En la playa de San Juan, en la costa noroeste de la isla de Lanzarote, es posible encontrar una de las mejores olas de izquierda de la isla para surfear. Hasta aquí se llega a pie desde Casa Dominique, típica construcción canaria, toda en blanco, con tres bungalós independientes, cada uno con terraza privada y salón con vistas al mar. En el archipiélago canario hay muchos más sitios para probar la habilidad sobre la tabla.

EpicStockMedia / ISTOCK

Uno es la playa de las Américas, en Tenerife, donde se ubica el Blackstone Surf Camp, que ofrece alojamiento, clases de surf y actividades complementarias: esnórquel, stand up paddle, trekking o yoga. Otro lugar excelente para la práctica del surf es la playa de El Palmar, en Cádiz. A solo 300 metros, el Nexo Surfhouse es un todo en uno: hotel y escuela. Atención al desayuno: zumo, embutidos, pan, aceites variados, bollería casera... Perfecto para coger fuerzas antes de una jornada en el mar.