Mdina regresa al Medievo

La Ciudad del Silencio maltesa celebra su Festival Medieval a finales de abril.

VIAJAR
 | 
Foto: ISTOCK

Justo en medio de la isla de Malta y tras una gruesa muralla que se traspasa gracias a una majestuosa puerta flanqueada por sendos leones y precedida por un robusto puente de piedra es donde se ubica Mdina, la Ciudad del Silencio, sobrenombre ganado gracias a sus estrechas calles, abundantes callejones y escasos habitantes -apenas 300, todos de origen noble-.

La que fuera capital del país hasta mediados del siglo XVI da un salto en el tiempo los días 29 y 30 de abril y regresa a esos años de gloria, concretamente hasta la Edad Media. Música medieval, bandas y artistas callejeros vestidos de época, caballeros, abanderados, ilusionistas, exhibición de aves rapaces, arqueros y luchas medievales, entre otras actividades se darán cita en las calles de Mdina gracias a las que oriundos y extranjeros serán trasladados hasta el Medievo.

Los palacios, los museos y las iglesias de la ciudad abrirán sus puertas de par en par para que todos puedan disfrutar de su arquitectura. Ejemplo de ello es el Palazzo Falson, que data del siglo XIII y es el segundo más antiguo de la ciudad. Este palacio, que actualmente es un museo de historia, fue remodelado en el siglo XV por la Orden de San Juan para acoger al primer Gran Maestre de Malta y bajará su precio para que todos puedan deleitarse en las trece habitaciones con las que cuenta. También lo hará el Museo de Historia Natural, que hoy ocupa el antiguo Palacio de Justicia, en cuyo interior se encuentra una colección de minerales e insectos que harán las delicias de los turistas más curiosos.

ISTOCK

Durante el Festival Medieval de Mdnia, uno de los shows más esperados será que lleve a cabo el grupo Vignanello. Abanderados y acróbatas lanzarán banderas al aire al son de tambores y trompetas en un espectáculo único a las puertas de la Catedral de la ciudad.

Pero también las calles de la ciudad se llenarán de espectáculos espontáneos de batallas, escaramuzas, recreaciones de escenas de la vida medieval y hasta un mercado de esclavos y un pregonero. Además se podrá probar la típica gastronomía del Medievo en tabernas medievales. Todo un espectáculo que durará dos días.