Marrakech amplía su oferta de lujo con la apertura del hotel Royal Palm

Situado a doce kilómetros del centro de la ciudad, el nuevo Royal Palm Marrakech se integra en una propiedad de 231 hectáreas en el valle de El Haouz, frente al Atlas. Dispone de amplias villas y suites inspiradas en la arquitectura del sur del país y alberga uno de los mejores campos de golf de Marruecos.

Luis Uribarri

Perteneciente a la cadena Beachcomber (que gestiona ocho hoteles en Isla Mauricio y uno en las islas Seychelles), el nuevo hotel Royal Palm de Marrakech abre sus puertas el 11 de diciembre y se suma a la creciente oferta de hoteles de lujo de la ciudad marroquí. Competirá, entre otros, con el clásico La Mamounia, el Royal Mansour y el Taj Palace.

El nuevo establecimiento cuenta con 135 villas y suites y se ubica en una planicie delvalle de El Haouz, orientado hacia las cercanas cumbres del Atlas y a doce kilómetros del centro de la ciudad. El Royal Palm se integra en el Domaine Royal Palm, una superficie de231 hectáreas sembradas de olivos centenarios, palmeras, árboles frutales y arbustos de lavanda, y donde se ubica también uno de losmejores campos de golf del sur de Marruecos, un par 72 de 18 hoyos rodeado de buganvillas y adelfas.Los ajenos al swing pueden disfrutar de otras actividades, como paseos en globo y excursiones de trekking por las montañas del Atlas.

El responsable del proyecto ha sido el arquitecto mauriciano Jean-François Adam, que ha huido de la línea de los edificios históricos de la ciudad marroquí para acercarse más a la arquitectura campesina del sur del país, con influencia bereber y volúmenes simples y gigantescos combinados con elementos decorativos en madera inspirados en el hotel Royal Palm de Isla Mauricio.

Las villas disponen de piscina y hamman privado, y alguna de ellas supera los 4.500 metros cuadrados de superficie. La oferta gastronómica se reparte en cinco espacios comandados por Philippe Jourdin, poseedor del título de Meilleur Ouvrier de France (mejor trabajador de Francia) y con un gran historial de estrellas Michelin a sus espaldas. El toque marroquí correrá a cargo del restaurante Ai Ain, con una oferta distinta a la del restaurante gastronómico Le Palm, situado frente a algunos greens del circuito de golf. Completan la oferta una brasserie, un restaurante de cocina contemporánea y una bodega con cava de puros. El Spa del nuevo hotel lleva el sello de la marca Clarins.

www.beachcomber-hotels.com