@Marinacomes: de profesión viajera

En esta sección hablamos con los viajeros más influyentes del globo. Cada mes, nos contarán cómo viven, cómo viajan, sus secretos para compaginar este estilo de vida, anécdotas, destinos irresistibles... Ellos son los reyes de las redes sociales, recorren el mundo y nos narran cómo lo hacen. 

Arrancamos con la segunda entrega de nuestros instagrammers viajeros. Esta vez lo hacemos con la catalana Marina Comes, que acumula más de 285.000 seguidores en la red social.

 

En la segunda entrega de nuestras entrevistas con los influencers más importantes de viajes, hablamos con @MarinaComes, (https://www.instagram.com/marinacomes/) una catalana que ha visitado buena parte del mundo. Su cuenta de Instagram es pura inspiración viajera. Desde un paseo en globo por la Capadocia, hasta un chapuzón en la paradisiaca Isla Saona. A Marina no se le resiste nada y ha encontrado en esta red social su nueva forma de vida.

 

Macarena Escrivá
 | 
Foto: Marina Comes

Dejaste tu trabajo de abogada para dedicarte full time a viajar. ¿Fue una decisión difícil?

Más que dejarlo todo, fue más bien el hecho de que se dieron las circunstancias idóneas para darme un tiempo -llámalo año sabático si quieres- para vivir más intensamente, hacer un parón y salir de esa rueda de hamster en la que a veces vivimos sin darnos cuenta. Rechacé ofertas de trabajo durante esos primeros meses porque tenía la sensación de que aquel parón era una oportunidad única. Probablemente nunca más me concedería algo así. Así que decidí ir a por todas y aprovecharlo al máximo, viajar más, crear buen contenido y meterle mucho esfuerzo a mi cuenta de Instagram que, por aquel entonces era todavía pequeña. Tenía la sensación de que me estaba subiendo a un tren que me iba a llevar a un buen sitio, pero sin saber el nombre del destino. Me fié de mi intuición y perseguí mis sueño de vivir una vida más allá de una oficina y cuatro paredes, y aquí estoy. Sólo por lo vivido hasta hoy puedo decir que ha valido la pena. 

¿Recomendarías este estilo de vida a otros?

Sin duda, recomendaría a cualquiera que tenga un sueño o pasión desde hace tiempo, que no se prive de darse la oportunidad de ir a por él, al menos una vez en la vida. Estamos todos muy encorsetados en un estilo de vida donde se premia la seguridad y la monotonía y donde se tacha de loco a cualquiera que ose vivir fuera de eso, a cualquiera que decida arriesgarse y emprender aventuras fuera de una oficina tradicional. De verdad que cuando rompes con esa barrera, ves la vida de otra manera. Para mí, pasar de ese tipo de vida a la que tengo ahora ha sido un cambio revelador. Veo y vivo la vida de otra manera. Lo único que siento es no haberlo hecho antes. Pero hay que confiar en los tiempos de la vida, cada momento tiene sus pros y sus contras, pero lo más importante es haber dado el paso. 

Marina Comes

¿Cuándo empezaste a usar instagram y cuándo empezó a despegar tu cuenta?

Yo al principio usaba Instagram al estilo ‘Facebook’, con una cuenta privada y con mis amigos de siempre como seguidores. Fue en septiembre de 2015 que la hice pública y empecé a colgar fotos de mis viajes pasados y presentes, por recomendación de una compañera de trabajo que me animó dar el paso porque decía que mis fotos tenían algo especial. Enseguida me enganchó ese momento de compartir mis fotos y recibir el feedback de la gente. Se convirtió en mi hobby, colgaba una foto cada día, y aunque mi público fuese pequeño me lo tomaba igual de en serio que ahora. Buscaba los hashtags adecuados para cada foto y cada destino y empezaron a llegar las primeras menciones, nuevos seguidores cada día, hasta que en 2016 llegaron mis primeras fotos virales. Después de un viaje al pueblo azul de Chefchaouen (Marruecos), las fotos que hice allí dieron la vuelta al mundo instagramer y las publicaron en cientos de cuentas de viajes, muchas de ellas con millones de seguidores. Ahí hubo un punto de inflexión. Mi cuenta entró en una especie de tendencia de crecimiento constante que duró más de un año y medio. Y el fenómeno viral se repitió ese mismo año con unas fotos en Suiza, después en Dubai y así varias veces. Supongo que esa viralidad me puso en el mapa del mundo travel.

¿Cómo organizas tu tiempo entre los viajes, las fotos y su edición, el Instagram...?

Bueno, aquí viene la parte complicada. Precisamente esto es lo más difícil: organizarse, priorizar y poder desconectar de vez en cuando. Al ser un negocio propio, es muy difícil desconectar porque todo depende de ti. Se acabaron los lunes tal y como los entendía antes, pero también los domingos y festivos. Ahora los proyectos marcan mis tiempos. Trato de organizarme por viajes y por semanas/días libres. Intento tener siempre días libres entre viaje y viaje, sin empalmar destinos, porque necesito analizar el contenido realizado, organizar los posts, atender a los proyectos en negociación, etc. Y no puedo hacer todo esto a la vez que viajo porque tengo que concentrarme en el destino si quiero transmitirlo bien a mis seguidores. No es fácil, pero se mejora con la práctica, como todo en la vida. 

Marina Comes

¿En qué medida han cambiado tu vida las redes sociales?

En mi caso la han cambiado por completo. Cuando estudiaba derecho ni siquiera existían las redes sociales. Trabajé muchos años de abogada en un despacho muy importante y después en una multinacional, pero siempre aprovechando cualquier ocasión para viajar, exprimiendo al máximo todas las fiestas, vacaciones y puentes. Era mi manera de sentirme viva, de compensar el hecho de tener un trabajo que no me llenaba demasiado. Y al aparecer las redes me convertí en una usuaria más, siempre me han gustado. Pero ahora es mucho mejor porque estoy al otro lado de la pantalla, compartiendo fotos y videos con una comunidad que quiere ver el mundo a través de mis viajes y aventuras. Podríamos decir que el cambio de vida ha sido bastante radical.

De los países que has visitado hasta ahora, ¿cuál es el que más te ha impresionado?

Esta pregunta siempre me resulta muy difícil de responder porque soy muy enamoradiza de mis viajes. Me entrego a todos mis destinos y siempre veo cosas que me encantan allá donde voy. Las comparaciones son complicadas, sobre todo cuando estamos hablando de algo tan subjetivo como un viaje. Los viajes nos llegan al corazón por mil motivos que no podemos controlar, y no sólo el destino interviene. También las experiencias vividas, cómo nos hemos sentido, con quién lo hemos compartido… es un todo que hace que no puedas ser objetivo. Si me hacen escoger a punta de pistola te diría que Marruecos, Namibia, Sudáfrica e Islandia son países especiales para mi. 

Marina Comes

¿Alguno al que no volverías?

Nunca he pensado en no volver a un país si te digo la verdad. De hecho he vuelto a muchos de los países que he visitado. Me gusta pensar que volveré algún día… hace la despedida más llevadera. 

El próximo destino en tu 'bucket list'

Uf, tengo muchos. Me encantaría ir por fin a Nueva Zelanda, Perú, Chile, Jordania, Polinesia Francesa, Hawaii… ¿sigo?

Marina Comes

¿Qué consejos darías a nuestros lectores para sobrellevar largas temporadas viajando?

Yo recomiendo que, en la medida de lo posible, se vuelva a ‘tierra firme’ (casa) después de cada viaje, aunque sea por poco tiempo. A veces 1 o 2 días son suficientes para ayudarnos mentalmente a terminar un viaje y empezar otro con la mente fresca y energías renovadas. 

¿Hotel boutique o un hotel de gran cadena?

Yo prefiero hotel boutique porque no soy persona de grandes aglomeraciones. Pero hay hoteles de gran cadena que son espectaculares, obviamente. 

Marina Comes

¿Playa o montaña?

Mira, antes era más de playa. Yo nací en Tarragona, he vivido al lado del mar toda mi vida. Y desde mi casa en Barcelona veo el mar. Eso es algo que llevas dentro toda la vida. Pero desde hace unos años estoy totalmente conectada con la magia que tienen las montañas. De hecho las alturas me producen una sensación de paz increíble. Hasta el punto de que no puedo elegir entre una cosa y la otra. Ambas se han convertido en esenciales para mí. 

La historia más loca que te haya pasado en un viaje y se pueda contar

No sé qué entendemos por loca pero creo que aquí podríamos incluir mi encuentro con tiburones blancos en aguas de Sudáfrica. Mi marido se negó a formar parte de la experiencia y yo quería probar lo de estar en una jaula con tiburones alrededor. Lo había visto en documentales y sabía que Sudáfrica era uno de los pocos sitios del mundo en el que podía hacerlo. Así que me apunté yo sola, mi marido ni siquiera quiso verlo desde el barco. Se quedó en tierra y yo me fui en barco con otros viajeros. Fue una auténtica descarga de adrenalina, lo más impactante que he hecho hasta el momento. Más que tirarme en parapente en Río de Janeiro. Por la noche no podía ni dormir de lo impactada que estaba, repasando todos los videos y fotos que había hecho con la GoPro. A mis padres se lo dije a posteriori, e incluso así me cayó un buen rapapolvo. Pero lo repetiría sin dudar. 

Marina Comes

Eres española, ¿elegirías otro país para vivir?

Podría vivir en muchos países. De hecho he vivido en Italia y en Bélgica. Pero también me veo viviendo en California perfectamente, o incluso en Cape Town. La verdad es que el mundo internacional siempre me ha llamado, ya desde que era estudiante y me iba los veranos a aprender inglés a USA y UK. Me siento como en casa en muchos sitios, así que no tendría ningún problema en vivir en otros países aunque en España se vive muy bien, eso no vamos a negarlo.