Mar, lagunas y dunas gigantescas en Galicia: bienvenidos a Corrubedo

Recorremos un lugar excepcional convertido en Parque Natural

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: cujel / ISTOCK

Al norte de un lugar tan popular como la ría de Arosa, el cabo Couso nos encamina en dirección hacia la península de Barbanza para toparnos entre medias con un parque natural único en Galicia.

Dunas en el Parque Natural de Corrubedo, Galicia | Irati Ventoso / ISTOCK

Un espacio donde la naturaleza conjuga la inmensidad del océano Atlántico, marismas, lagunas, playas y dunas de enormes dimensiones, mostrándonos la belleza de la Tierra a través de paisajes singulares que se encuentran más cerca de lo que pensamos.

Transportándonos a un mundo singular

Nos encontramos en la provincia de La Coruña, en el término municipal de Ribeira. La península de Barbanza nos deja a un lado la ría de Muros y Noya y al otro se abre a un espacio natural que ha llegado a llamarse “el desierto gallego”.

Casi 10000 hectáreas de paisajes únicos que convierten a esta parte de Galicia en uno de los rincones naturales más apreciados de toda la región.

Duna movil, Parque Natural de Corrubedo | arousa / ISTOCK

Un complejo dunar que cuenta con una gigantesca formación de arena de un kilómetro de largo, veinte metros de altura y 250 de ancho, emplazada entre las poblaciones de Corrubedo y Olveira. La duna móvil más grande de Galicia se impone en el paisaje ante nuestras miradas y acapara la atención dentro de un área mayor compuesta además por las lagunas de Vixán – de agua dulce - y Carregal – de agua salada -, el río de Artes, varios arroyos, las marismas, masas arbóreas – especialmente de pinares - y una gran franja litoral de cuatro kilómetros con extensas playas que se suceden una a continuación de la otra. Ladeira, Ferreira o el arenal de Vilar, las más destacadas, nos permiten disfrutar de una jornada playera en un entorno tan excepcional como este.

Un entorno con diferentes ambientes que han generado una gran riqueza faunística, en especial gracias a los espacios inundados y las lagunas, que constituyen en su conjunto humedales de importancia internacional.

Faro de Corrubedo, Galicia  | arousa / ISTOCK

Entre la vegetación de carrizos y junqueras asociada a este tipo de ecosistemas, anidan o encuentran su lugar de descanso o alimento miles de aves acuáticas de hasta 35 especies, al mismo tiempo que hallan refugio un buen número de anfibios.

La experiencia de vivir Corrubedo

Llegar hasta este punto de Galicia es una oportunidad de vivir varias experiencias en un mismo lugar.

La gran duna móvil del complejo es, sin lugar a dudas, la protagonista de todo este espacio natural, pero recorrer el resto del parque nos permitirá descubrir este entorno en toda su dimensión.

Playa de dunas, Corrubedo | arousa / ISTOCK

Para ello, toda una red de caminos y pasarelas permiten admirar su inmensidad y belleza sin dañarlo. Desde el Centro de Recepción de Visitantes y de la Casa da Costa como referencia, podemos emprender varias rutas temáticas que ponen de relieve el enorme valor ecológico de esta zona.

El observatorio de aves de la laguna de Vixán es una excelente parada desde la que reconocer alguna de las especies del parque. Esta masa de agua dulce representa la parte más destacada del sur del parque natural, suponiendo el contrapunto a la laguna de Carregal, donde las aguas saladas discurren a través de una manga de arena que acaba en el afloramiento rocoso de Piedra Ferreira Pedrecelos, formando una bonita estampa marina.

Vegetación en las dunas de Corrubedo | LuisVilanova / ISTOCK

Mientras, si lo que queremos es admirar el complejo desde una vista panorámica, tendremos la ocasión de hacerlo en el mirador de Pedra da Rá, junto a una gran mole que apunta hacia el cielo.