Maneras de fotógrafo experto

Los fotógrafos profesionales son muy selectivos: en un carrete de 36 exposiciones no toman 36 fotos diferentes sino que profundizan ante situaciones que poseen una potencial visual y trabajan sobre ideas. Como dijo el fotógrafo David Alan Harvey, "el truco es destilar la información hacia los símbolos que definen el tema".

Tino Soriano

Durante el viaje, huya del prototipo de turista que desciende del autocar con la cámara de vídeo, o de fotos, como un apéndice de su mirada. No utilice su cámara como una fotocopiadora que registra TODO lo que visita. Puesto que fotografiar es un acto reflexivo, piénselo dos veces. Un monumento, por ejemplo, obsérvelo a fondo antes de actuar. Estudie su aspecto, busque los mejores ángulos y evalúe tanto la iluminación como el fondo. Recapacite por qué le atrae antes de cuestionarse el objetivo y la exposición más adecuados para transmitir, en un encuadre acertado, sus cualidades.

El mejor sistema para tomar buenos retratos es muy sencillo: pida permiso. Muchos modelos a la brava se enojan porque se les fotograía sin dirigirles la palabra y tomándolos por sorpresa. No se precipite si aspira a obtener un buen retrato. En lugar de esconderse tras una columna o esperar que el sujeto se despiste para captar su cogote o una oreja (o una mirada irritada si le pilla in fraganti), es mejor que trate de entablar una conversación.

Si percibe una cierta predisposición a dejarse fotografiar, explíquele al sujeto por qué desea realizar su retrato y déle indicaciones precisas sobre cómo le gustaría que posase. A menudo la gente tan sólo desea información y/o que no le traten como a un trofeo de caza. Cuando finalmente saben con detalle lo que pretende, incluso les divierte "interpretarse" a sí mismos.

Una buena estrategia cuando los modelos están enfrascados en una determinada actividad es pedirles que continúen con ella. Las fotografías resiltan entonces más espontáneas. Si no habla su idioma, muéstreles fotos tomadas por usted en otros viajes en situaciones similares y, sobre todo, si promete enviar una copia, ¡hágalo! Es la mejor manera de corresponder a su amabilidad.

Control y rapidez
Trate a la gente con el máximo respeto y obtendrá retratos sorprendentes. En determinados laboratorios podrá imprimir ampliaciones directamente desde su tarjeta digital. Quizás antes de marchar podrá obsequiar a sus improvisados modelos con algunas fotos. Otra alternativa es enviárselas por correo electrónico.

Es recomendable, asimismo, que controle la ejecución de sus retratos. Por eso, si unas facciones interesantes se interponen entre usted y el destino, por ejemplo, a mediodía, sitúe a su modelo a la sombra: evitará estas fastidiosas muecas que la gente muestra a la cámara cuando el fotógrafo le obliga a posar "un par de minutos" bajo un sol de justicia que apunta a sus ojos. Antes de pedir a alguien que pose para usted, tenga preparada la exposición: actuando con rapidez evitará rostros acartonados como los del carnet de identidad. Ante la duda, opte por los automatismos de la cámara para ganar tiempo.

Ante todo, viajero
La lista de consejos fotográficos sería inacabable. Para ampliar estas pinceladas sobre fotografía de viaje le recomiendo que visite algunas páginas web como, por ejemplo, www.photosecrets.com y también los portales de algunos fotógrafos conocidos. Pero recuerde, sobre todo, que si procura ser un buen viajero antes que fotógrafo, seguro que sus imágenes serán mucho más interesantes.