Malcolm Lowry ante el espejo

"Bajo el volcán", la mítica novela del británico Malcolm Lowry, muestra la paulatina autodestrucción del diplomático Geoffrey Firmin. Este año se conmemora el centenario del nacimiento de Lowry, apasionado de los viajes y del alcohol.

Pablo Fernández

En 1927, poco antes de comenzar sus estudios universitarios, Malcolm Lowry trató de convencer a su adinerada familia de que le permitiera recorrer el mundo durante un año trabajando en un carguero. Sorprendentemente, su padre no sólo aceptó sino que también le llevó personalmente en limusina al puerto de la ciudad inglesa de Liverpool. Tal demostración de poderío económico no propició precisamente la simpatía de la tripulación. Con la eterna compañía de un bloc de notas, el escritor británico visitó el Canal de Suez, Shanghai, Hong Kong, Yokohama, Singapur y Vladivostok.

Durante esta aventura, el joven Lowry se contagió de dos enfermedades que le acompañaron a lo largo de toda su vida: escribir y viajar. En 2009 se cumplen cien años del nacimiento de este literato cuya vida estuvo profundamente marcada por el alcohol. Uno de los destinos favoritos del escritor, al que volvió en repetidas ocasiones, fue México. En Bajo el volcán, su novela más popular, el ex cónsul británico en Cuernavaca durante los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial se refugia en la bebida para sobrellevar una realidad que le resulta ingobernable. Geoffrey Firmin, el protagonista, es el trasunto del propio Lowry, que vivió con su primera mujer en la ciudad mexicana en 1936.

Casi una década más tarde, el británico se instaló de nuevo en Cuernavaca, también conocida como Cuauhnáhuac, pero esta vez con su segunda mujer. El regreso le sirvió para visitar de nuevo los escenarios de Bajo el volcán, enseñar a su nueva pareja la región y preparar el manuscrito definitivo de la obra. En una famosa carta dirigida a su editor, el escritor resumió de una forma muy esclarecedora el tema de su novela más popular: "Habla principalmente de ciertas fuerzas existentes en el interior del hombre que le llevan a sentir terror de sí mismo". Un argumento que bien podría aplicarse a la vida de Malcolm Lowry. En 1984, John Huston adaptó al cine Bajo el volcán -protagonizada en sus principales papeles por Albert Finney, Jacqueline Bisset, Anthony Andrews y Katy Jurado-, a la que consideraba una de sus novelas favoritas. Ambos artistas tenían varias pasiones en común: México, la literatura, la aventura y la bebida.