Los privilegios de un cliente selecto

El trato que reciben los clientes que ocupan las suites más lujosas de los hoteles más caros del mundo comienza a notarse al llegar a la ciudad. Si lo desean, pueden contar con los servicios de un chófer personal en un coche de lujo y no hacer el traslado en los microbuses ofrecidos por los hoteles de cuatro y cinco estrellas para sus clientes. En la habitación tendrán siempre a su disposición, las 24 horas del día, diferentes opciones para comer, tanto platos calientes como en bufé. La prensa internacional a primera hora de la mañana con el desayuno, servicios de belleza, peluquería, manicura y masajes en las propias habitaciones, lavandería y planchado de ropa a todas horas del día, elección del tipo de almohada y sábanas, sauna y jacuzzi, servicio de minibar con bebidas de primeras marcas en la habitación sin límites, cajas de seguridad individuales para joyas y documentos, adelanto de dinero en efectivo para gastos, servicios de teléfono, Internet con banda ancha, fax, revelado de fotografías, fotocopias y traducción. Incluso el hotel pone a disposición del huésped experimentados guías nativos para conocer perfectamente la ciudad y no tener problemas de comunicación.