Los escenarios urbanos del asombroso "hombre-araña"

Todo en "The Amazing Spider-Man-2" es súper. Los villanos, el héroe y los escenarios de rodaje. Los hechizos de la ciudad de Nueva York constituyen los decorados naturales de la película que en España se estrena el 17 de abril. Aunque la magia del cine recrea en Rochester (Estado de Nueva York) lo que en las pantallas es Manhattan.

B. Iznájar

El rugido de la bocina de un camión espanta a una bandada de palomas que pace en el jardín frente a la prestigiosaEscuela de Música Eastman de la Universidad privada de Rochester, en el Estado de Nueva York. El vehículo remolca una furgoneta con el logotipo de Oscorp sobre la que está encaramado Spiderman. Le sigue una procesión de coches de Policía que avanza por la rectilínea avenida Main Street East. Así comienza el rodaje de una trepidante escena de persecución en The Amazing Spiderman-2, la película que desafía las leyes de la gravedad.

Ni las cascadas Higs sobre el río Genesee ni el Salón Nacional de los Juguetes, tampoco el Museo Internacional de Fotografía y Cine o el recorrido fluvial por el Canal Erie, nada de estos encantos de Rochester interesaron a los productores de la película. Las razones que obligan al director Marc Webb a filmar en las calles de esta ciudad son las restricciones a la velocidad rodada del distrito de Manhattan, donde transcurre la historia de Peter Parker y su álter ego superhéroe. A quinientos kilómetros de allí, ya en la ciudad de los rascacielos, Times Square presta su territorio para que Spey trate de corregir el caos que siembra Electro en ese espacio icónico de Nueva York, lleno de transeúntes iluminados por una pléyade de paneles publicitarios y centro neurálgico de la vida cultural y comercial. En diez minutos de paseo, Chinatown exhibe todo su encanto, que le convierte en un barrio imprescindible, sobre todo a la hora de comer. En uno de sus restaurantes, la familia de Gwen celebra su graduación, a la que su amado no llega a tiempo por ocuparse de los supervillanos.

Para relajarse de sus vuelos acrobáticos por la selva de asfalto, el embajador de la editorial Marvel elige el vergel de Central Park, el inmenso pulmón de la ciudad al que acuden los neoyorquinos para disfrutar de sus millones de metros cuadrados de praderas, caminos, arboledas y magníficos puentes, comoel elegante Bow Bridge, donde Emma Stone y Andrew Garfield se encuentran. En frente de este oasis, el Museo de Historia Natural es un buen lugar para visitar la colección de arañas, muy apropiada en este circuito de The amazing Spider-Man-2: el poder de Electro.