Loi Krathong, celebra el festival de la Luz en Tailandia

Del 5 al 10 de noviembre, coincidiendo con el fin del monzón, los tailandeses celebran el festival Loi Krathong, una de las tradiciones más antiguas y mejor conservadas del Reino.

Foto: Luca Tettoni/Corbis

A medida que la luna llena del duodécimo mes lunar (por lo general a mediados de noviembre) ilumina el cielo nocturno, en todo Tailandia, cientos de miles de krathongs decorados con esmero o en simples hojas de plátano flotan a la deriva en ríos y canales en un ritual de unión con los dioses y la naturaleza, llamado Loi Krathong. Es el Festival de las Luces y este año tendrá lugar entre el 5 y el 10 de noviembre, aunque las celebraciones suelen comenzar varios días antes y terminar varios días después, dependiendo de cada ciudad. En Bangkok habrá festival durante todo el mes.

El krathong consiste en una pequeña cesta a modo de barca, construida con hojas de banano. En su interior se colocan flores de loto, monedas, palillos de incienso, velas y papeles de colores, todo ello realizado con paciencia, cuidado y creatividad como si de una obra de arte se tratara. Su significado va más allá de lo estético, un krathong es una ofrenda mediante la cual se transmite agradecimiento por todo lo bueno, se comienza una nueva etapa y se ruega por dejar a un lado todo lo malo en una especie de renovación espiritual. Incluso algunos, llevados por la superstición, introducen en la cesta o krathong un trozo de pelo o de uña con la esperanza de librarse de cualquier golpe de la vida.

Al arrojar al río miles de krathongs con sus velas encendidas se produce un espectáculo que crea "serpientes de luz" a lo largo y ancho de los cauces. Todo ello con la luna llena de fondo acompañada por música, bailes, desfiles, fuegos artificiales y chiringuitos donde probar todo tipo de delicias locales.

Aunque las celebraciones y ofrendas recorren todo el país, en la ciudad de Sukhothai además de la ceremonia de la flotación del krathong, se puede disfrutar de demostraciones de fuegos artificiales, juegos y competiciones locales. Por otra parte en Chiang Mai, una asombrosa procesión de linternas de papel ilumina el cielo mientras que los ríos se inundan de krathongs y alrededor de todo ello bailes, mercadillos y demostraciones de la auténtica cultura Lanna, propia del norte.

En la remota ciudad de Tak las celebraciones son distintas, incluso los krathongs son de cáscara de coco y no de plátano y se organizan por equipos que los lanzan unidos por una fina cuerda, compitiendo entre ellos para ver quién consigue la "serpiente luminosa" más larga y así ganar el Trofeo anual de Su Majestad el Rey. Otras actividades incluyen las linternas de papel de la Familia Real, la procesión del Krathong Real y, por supuesto, una feria con mayúsculas que incluye puestos de comida local, grupos de música y danza tradicional.

El origen
En estos mágicos días se celebra el final de la época de lluvias y los tailandeses homenajean muy especialmente a Mae Khongkha, la diosa hindú de las Aguas, basándose en una ancestral costumbre brahamana que con el paso del tiempo se ha incorporado a los rituales budistas tradicionales. No obstante, los orígenes del Loi Krathong no han sido esclarecidos del todo y hay varias leyendas fascinantes sobre ello. Algunos expertos especulan que es de origen hindú y basado en el ritual "Deepavalee" de la India, en el cual también se lanzan candiles a las cuencas fluviales en un acto de adoración a Trimurti - Brahma, Siva y Vishnu-. Según otra escuela de pensamiento, el ritual está basado en antiguas leyendas budistas y es emprendido para presentar respeto a la Huella Sagrada de Buda en la orilla del río mítico Nammadhammahantee. Sea el origen que sea, el resultado es un espectáculo tan espiritual como asombrosamente visual incluso para los más gnósticos y foráneos.