Ir en chanclas en Cinque Terre puede costarte 2.500 euros de multa

Si vas a visitar en tus próximas vacaciones la maravillosa región de Cinque Terre, en la costa italiana de Liguria, será imprescindible que lleves en la maleta unas zapatillas o botas de senderismo. A  partir de ahora, todos los que transiten por los senderos del Parque Natural en chanclas o sandalias podrán ser multados con hasta 2.500 euros.

Redacción Viajar
 | 
Foto: Micolino
Las casas de colores trepan sobre las rocas de Riomaggiore, uno de los pueblo más bonitos y pintorescos que forman parte de las Cinque Terre, en la costa italiana de Liguria y que es Patrimonio de la Humanidad. | wmaster890 / ISTOCK

Cinque Terre son cinco pequeños pueblos costeros uno al lado del otro, unidos por tren pero a los que también se puede llegar de uno a otro a través de pintorescos senderos de montaña, que van bordeando los acantilados.  Pues bien, muchos turistas se lanzan a hacer dos o tres horas de caminos de montaña, vestidos "de calle" o con chanclas o sandalias lo que hace que se produzcan numerosos accidentes o llamadas de "rescate" por este motivo. Algunos de los turistas que recorren estos senderos creen que van a dar un "paseo" y ni están acostumbrados a hacer este tipo de senderos ni van adecuadamente preparados. Todo eso se traduce en numerosas llamadas de SOS por caídas y peticiones de rescate a los equipos de rescate que se encargan de vigilar la zona. 

Estos incidentes son tan comunes que las autoridades han prohibido usar chanclas o sandalias en los 120 km de caminos que recorren el Parque Natural de las Cinque Terre.

"El problema es que la gente cree que están en la playa pero los senderos que unen los pueblos tienen la misma dificultad que los caminos de montaña" ha dicho Patriziio Scarpellini, responsable del Parque Nacional de Cinque Terre.

La prohibición entrará en vigor a partir del 1 de abril. Las multas irán de los 50 a los 2.500 euros. También se harán campañas de información y concienciación mediante carteles, flyers y posters a los turistas que compren una tarjeta de las Cinque Terre (que permite moverse en tren por los pueblos y atravesar estos senderos, muchos de ellos, de pago.