Las Capitales Culturales apuestan por los jóvenes y el arte en la calle

Las dos capitales culturales del año 2012 cuentan con ofertas complementarias. Mientras que la portuguesa Guimarães se consolida como un centro de encuentro artístico basado en su historia, la eslovena Maribor aprovecha para asomarse al futuro, dejando espacio a las nuevas tendencias.

Rafael de Rojas

La más cercana Capital Cultural del 2012, Guimarães (Portugal), es una ciudad medieval de 150.000 habitantes de la que se dice que fue la cuna de Portugal. Situada al norte de la región de Braga, es también una de las urbes más jóvenes de Europa, ya que la mitad de sus habitantes es menor de 30 años. Su centro (Patrimonio de la Humanidad) fue rehabilitado recientemente para acoger los actos de la Capitalidad Cultural. La programación prevista para este evento tiene mucho que ver con la propia historia de la villa y con el cine, y pretende consolidar a Guimarães como un centro artístico y cultural de primer orden. Uno de los escenarios destacados durante todo el año será el Centro Cultural Vila Flor, abierto en 2005 en un palacio del siglo XVIII y con vocación contemporánea. Su anfiteatro, la propia villa y su moderno restaurante, atento al producto nacional, enmarcarán buena parte de los actos. También las calles se llenarán de arte con los Pop Up Spaces, 15 instalaciones urbanas que se irán realizando a lo largo del año en espacios vacíos de la ciudad. También, durante todo el año, 800 voluntarios acudirán a la Academia Krisis para preparar Krisis, una performance que clausurara en diciembre la Capitalidad Cultural. Las cifras que manejan los organizadores son de 1,5 millones de visitantes, 500 eventos culturales y 200 talleres en los que trabajarán alrededor de 750 voluntarios. Los artistas extranjeros presentes en Guimarães rondarán el millar, mientras que los portugueses se acercarán a 500. El presupuesto previsto es de 111 millones de euros (www.guimaraes2012.pt).

Maribor (Eslovenia) es la segunda elegida. La capital de la región de Štajerska, manejable y rodeada de colinas de vides y de la cadena montañosa de Pohorje, se ha planteado la capitalidad cultural dividiendo los actos en cuatro grandes bloques temáticos. Para el primero, Las claves de la ciudad, hay programados 300 eventos que tendrán como escenario el centro de Maribor. Aprovechando edificios y espacios públicos se sucederán los eventos callejeros, las presentaciones y los conciertos. El segundo bloque se titula Surcos urbanos y profundiza en la estructura social de la ciudadpromoviendo unas prácticas de autosuficiencia alimentaria mediante jardines urbanos. El objetivo es crear lazos entre las personas y las instituciones. En tercer lugar, Terminal 12 se centra en el arte contemporáneo, con una programación de actos culturales (del teatro a las instalaciones multimedia) que se sucederán en el nuevo centro Mas, a orillas del río Drava. Estos tres bloques se ven continuados por un cuarto, La vida presionando un botón, que los extiende desde la tecnología y, de paso, analiza los elementos que forman la sociedad de la información.

Algunas de las más llamativas iniciativas de la ciudad eslovena son el centro de experimentos La Casa de la Ciencia; las Embajadas Culturales, que traerán a Maribor expresiones artísticas y científicas de todo el mundo; el nuevo muro virtual que vuelve a traer el medievo al Ayuntamiento o el simposio Rostros del poder interior, que conmemora los 150 años de la muerte del obispo Anton Martin Slomšek, clave en la historia del desarrollo de la ciudad (www.maribor2012.eu).