Lago Baguilt, remanso de paz en el corazón de la Patagonia

En los pies del Cerro Cónico, en el límite natural entre Argentina y Chile, el Lago Baguilt supone un alto en el camino para expertos montañistas que intentan alcanzas la cima del Cerro.

Al sur del Parque Nacional de Los Areces, cerca de la ciudad argentina de Esquel, es donde se ubica el Área Natural Protegida Lago Baguilt o Baggilt, creada para proteger un denso bosque andino integrado por especies de lengas, ñires y cohiues y que muestra al visitante una belleza muy singular.

Este área se encuentra en el corazón de la Patagonia argentina y tiene una extensión de 15 kilómetros cuadrados en los que contrastan el blanco de las nieves eternas de la cumbre con el verde de los bosques que florecen en primavera, y otros colores aportados por los sedimentos del glaciar que lo nutre.

En cuanto al lago en sí, se ubica a más de 1.000 metros de altura y forma parte de la cuenca del Río Futaleufú, que desemboca en el Océano Pacífico a través del Río Yelcho, ya en territorio chileno. Con unas dimensiones de 2,5 kilómetros de largo por 350 metros de ancho, suele ser una parada habitual entre excursionistas y montañistas experimentados que hacen cumbre en el Cerro Cónico. Los menos experimentados pueden llegar hasta él en 4x4, mountain bike, a caballo o a pie a través de una caminata de más de 7 horas pero que te recompensa con la vista de la ladera nevada del glaciar del que se alimenta.

Y es que Baguilt es el último punto de acceso del sendero la Huella Andina Patagonia, que nace en Neuquén y transcurre por la Reserva de Biósfera Andino Norpatagónica incorporada por UNESCO a la red de senderos de este territorio en 2007.