La Unión Europea limita los líquidos y el equipaje de mano en los vuelos

Tras la desarticulación el pasado mes de agosto de un plan terrorista en el Reino Unido para hacer estallar en ruta distintos aviones con explosivos líquidos, la Comisión Europea ha aprobado una normativa que a partir de noviembre exige a los pasajeros portar en su equipaje de mano líquidos, geles, dentífricos o perfumes en frascos de un máximo de 100 mililitros que, a su vez, han de introducirse en una bolsa de plástico transparente sellada -de venta en los aeropuertos- que en ningún caso debe superar la capacidad total de un litro. Esta cifra no resulta aleatoria, ya que los expertos en seguridad de la Comisión estiman que es necesario transportar una mayor cantidad de solución para poder elaborar a bordo un explosivo. Además, las únicas bebidas autorizadas para llevar en vuelo son las compradas en las tiendas de los aeropuertos, una vez pasados todos los controles de seguridad. La normativa aprobada también marca que el límite del equipaje de mano para los pasajeros no ha de exceder de 56 centímetros de largo por 45 de ancho y 25 de alto; y que todos los equipos electrónicos han de pasar el escáner de seguridad fuera de sus respectivas fundas.
Información: ec.europa.eu/spain