La Ljubljana más verde en época estival

Declarada Capital Verde Europea 2016, Ljubljana, en Eslovenia ha encontrado una excusa más para que nadie se la quiera perder este año.

Foto: Mostphotos

Si por algo se caracteriza Ljubljana es por la profunda renovación que ha sufrido de hace unos diez años a esta parte. Con un gran compromiso medioambiental, ha hecho de la sostenibilidad su seña de identidad lo que le ha valido para ser nombrada Capital Verde Europea 2016. En este sentido, Ljubljana ha reformado su centro histórico haciendo de él un espacio cerrado al tráfico con grandes zonas peatonales repletas de cafés, restaurantes y zonas verdes.

Otra de las apuestas de la ciudad han sido las vías ciclistas. BicikeLJ es el nombre del programa de alquiler de bicicletas con el que el Ayuntamiento de la ciudad invita a visitantes y habitantes a recorrer la capital de Eslovenia. Su reducido tamaño, hace de las bicis un medio de transporte idóneo para conocer Ljubljana a fondo. Además, la urbe ofrece los llamados "Kavalirs", vehículos con motor eléctricos que ofrecen viajes gratuitos en las zonas peatonales.

Si hay un lugar que se llena de vida con la salida del sol en Ljubljana, éste es la ribera del río Ljubljanica. Atravesado por varios puentes, entre los que destacan el Puente Trnovo, el Puente de los Zapateros y el Puente Triple, sus alrededores están llenos de cafés con terrazas al aire libre donde descansar tras un paseo por la Ciudad Vieja y sus pintorescos edificios, por las hileras de sauces que adornan las calles o los diques de Jože Ple?nik. Pero el río también es agua. Cruceros turísticos por el río enseñan una perspectiva de la ciudad. Los más activos podrán recorrerlo a remo en canoa.


Foto:Matej Kastelic / Mostphotos

Pero lo cierto es que Ljubljana se llena de vida con la llegada del buen tiempo. La ciudad ofrece casi un millar de eventos gratuitos en sus calles cada año. Festivales de música, obras de teatro a pie de calle, espectáculos de danza, eventos deportivos y exposiciones se aglutinan para ofrecer diversión y entretenimiento a todo el que los quiera disfrutar.

En cuanto a las zonas verdes de Ljubljana, la ciudad cuenta con cuatro parques entre los que destaca el Parque Tivoli, con una superficie de unos cinco km² y que conecta a través de rutas de senderismo con las laderas de la colina Roznik.

Y si de senderismo se trata, en las afuera de la ciudad se encuentra la ruta de la Memoria y la Amistad, un camino de 35 kilómetros que transcurre a lo largo de la valla de alambre que rodeaba Liubliana durante la Segunda Guerra Mundial. También conocido como "El Camino a lo largo del alambre de púas" o "El Anillo Verde" está señalizado con paneles informativos y marcadores metálicos para que nadie se pierda. De este recorrido interesantes son los bunkers utilizados durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial que está marcados por pilares conmemorativos