La lista del Patrimonio de la Humanidad suma ya 911 lugares

Los Canales de Ámsterdam en Holanda, la ciudad episcopal de Albi en Francia o la plaza de São Francisco en São Cristovão (Brasil) son tres de los 21 nuevos sitios que han pasado a formar parte de la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad que elabora la Unesco, que cuenta ya con 911 enclaves protegidos.

Juan José Martín

La lista de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco se ha ampliado hasta 911 con la inscripción de 21 nuevos enclaves: 15 culturales, cinco naturales y uno mixto. Entre los sitios distinguidos por su valor cultural se encuentran, por ejemplo, la zona de los canales del siglo XVII del centro de Ámsterdam (Holanda), una obra arquitectónica que representa el símbolo de la prosperidad económica, política y cultural experimentada por la ciudad a lo largo del Siglo de Oro; la ciudad episcopal de Albi (Francia), un conjunto medieval que, según la Unesco, "apenas ha experimentado cambios importantes con el correr de los siglos"; o el Camino Real de Tierra Adentro (México), una ruta comercial de más de dos mil kilómetros que fue utilizada entre los siglos XVI y XIX para transportar el mercurio importado de Europa, así como la plata extraída de las minas de Zacatecas, Guanajuato y San Luis Potosí. También han merecido idéntica distinción por parte del Comité del Patrimonio Mundial el distrito de At Turaif a Ad Diriyah (Arabia Saudí), la ciudad imperial de Thang Long- Hanoi (Vietnam), los antiguas colonias penitenciarias británicas en Australia, la plaza de São Francisco en São Cristovão (Brasil), La lista de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco se ha ampliado hasta 911 con la inscripción de 21 nuevos enclaves: 15 culturales, cinco naturales y uno mixto. Entre los sitios distinguidos por su valor cultural se encuentran, por ejemplo, la zona de los canales del siglo XVII del centro de Ámsterdam (Holanda), una obra arquitectónica que representa el símbolo de la prosperidad económica, política y cultural experimentada por la ciudad a lo largo del Siglo de Oro; la ciudad episcopal de Albi (Francia), un conjunto medieval que, según la Unesco, "apenas ha experimentado cambios importantes con el correr de los siglos"; o el Camino Real de Tierra Adentro (México), una ruta comercial de más de dos mil kilómetros que fue utilizada entre los siglos XVI y XIX para transportar el mercurio importado de Europa, así como la plata extraída de las minas de Zacatecas, Guanajuato y San Luis Potosí. También han merecido idéntica distinción por parte del Comité del Patrimonio Mundial el distrito de At Turaif a Ad Diriyah (Arabia Saudí), la ciudad imperial de Thang Long- Hanoi (Vietnam), los antiguas colonias penitenciarias británicas en Australia, la plaza de São Francisco en São Cristovão (Brasil), as aldeas coreanas de Hahoe y Yangdong, los monumentos históricos de Dengfeng (China), el observatorio astronómico Jantar Mantar de Jaipur (India), el conjunto del Khãnegãh y del santuario del jeque Safi Al Din en Ardabil (Irán), el conjunto del bazar histórico de Tabriz (Irán), las cuevas prehispánicas de Yagul y Mitla en los Valles Centrales de Oaxaca (México), el atolón de Bikini (Islas Marshall) y el yacimiento protourbano de Sarazm (Tayikistán). Estos dos últimos países se estrenan e inscriben lugares por primera vez en el catálogo de tesoros mundiales.

También se incorpora Kiribati, que cuenta con la zona protegida de las Islas Fénix, donde se conserva "uno de los últimos ecosistemas intactos de archipiélago coralino del planeta". Los otros cuatro nuevos sitios naturales son la montaña de Danxia en Guandong (China), los circos y escarpaduras de la isla de Reunión (Francia), la meseta rusa de Putorana y las llanuras centrales de Sri Lanka.

El Comité del Patrimonio Mundial ha decidido, por último, añadir como sitio mixto Papahãnaumokuãkea, al noroeste de la isla Hawai (Estados Unidos), un lugar que posee una significación cosmológica especial para sus habitantes, "ya que encarna la unión entre el hombre y la naturaleza y es considerado, además, como una tierra de acogida para los espíritus tras la muerte". En esta misma categoría se ha incluido la Zona de Conservación del Ngorongoro, un paraje inscrito en la lista en 1978 como sitio natural y que a partir de ahora también es reconocido por sus valores culturales.

El arte rupestre de siega verde, la única novedad española

La última incorporación española al Patrimonio Mundial es la estación de arte rupestre de Siega Verde, que se incorpora a la lista como una ampliación de los yacimientos de arte rupestre del Valle de Côa, en Portugal, ya reconocido por la Unesco en 1998. Situada a 15 kilómetros de Ciudad Rodrigo (Salamanca), este paraje, a orillas del río Águeda y descubierto a finales de los años 80, es el conjunto de arte paleolítico al aire libre, junto al del Valle de Côa, más sobresaliente de la Península Ibérica. Sus 645 grabados han sido datados entre los años 22.000 y 11.000 antes de Cristo y representan principalmente animales como caballos y ciervos.