La Grand Place de Bruselas se llena de flores

Durante tres días en agosto, la Grand Place de Bruselas acogerá una enorme alfombra de flores que hará las delicias de los visitantes.

Cada dos años el centro neurálgico de Bruselas se llena de olor y color gracias a una inmensa alfombra de más de 750.000 begonias. Este año, será del 15 al 17 de agosto cuando la Grand Place sea invadida por la Alfombra de Flores que llevará por motivo un kilim gigante conmemorando el 50 aniversario de la inmigración turca a Bélgica.

Durante estos tres días, además, se celebrarán espectáculos de luz y sonido tanto de día como de noche que pueden ser contemplados desde el balcón del Ayuntamiento, un enclave de lujo.

En cuanto a la elaboración de la Alfombra de Flores, se crea en menos de 4 horas, aunque ya un año antes se decide el tema que va a llevar y se calcula la cantidad de flores que va a llevar y la variedad cromática que va a necesitar. Son más de cien los jardineros que participan en la elaboración de esta alfombra, que van colocando las flores muy juntas para que no se vuelen.

La Alfombra de Flores se comenzó a realizar en 1971 de la mano del arquitecto gantés Stautemans con motivo de la finalización de una serie de alfombras creadas en otras ciudades flamencas como Gantes o Brujas. Este arquitecto, que adoraba las begonias, también creó otras alfombras en París, Londres, Buenos Aires, Ohio o Valencia pero siempre aseguró que "en ningún otro lugar la alfombra luce de manera tan bella y distinguida como en la Grand Place".