La fórmula del "low cost" también llega a los hoteles

La moda de las compañías de bajo coste ha llegado al alquiler de coches, telefonía móvil y al mundo de las cadenas hoteleras.

La moda de las compañías de bajo coste ha llegado al alquiler de coches y a la telefonía móvil. Y también lo ha hecho con fuerza en el mundo de las cadenas hoteleras. La multinacional Accor dispone de siete establecimientos en España bajo su marca Formule 1, de gran éxito comercial en Francia, con precios que oscilan entre 29 y 35 € por persona y habitación. Tiene prevista la apertura de casi 100 hoteles antes del 2010. Por su parte, Intercontinental gestiona 18 hoteles con su marca Express by Holiday Inn con precios desde 49 € por persona. Otra de las cadenas que ha adoptado en parte de sus hoteles el concepto de low cost ha sido NH, con su marca NH Express en 28 establecimientos urbanos, a partir de 48 € por persona. El Grupo Globalia lleva preparando durante dos años su desembarco en el negocio de hoteles urbanos a bajo precio, en el centro de las grandes ciudades. Algunos viejos hostales de los cascos antiguos de las más importantes urbes han cambiado de dueño y adoptado una imagen vanguardista para una clientela más joven, con precios bajos como el 7 Colors Rooms, en la calle Huertas de Madrid, o el Iturrienea Ostatua, en la calle Santa María, de Bilbao. En el Reino Unido algunas cadenas han comenzado a diseñar lo que serán los hoteles cabina, creados a imitación de los hoteles cubo ya existentes en Japón, pero con más diseño. El proyecto más avanzado es el de la cadena Yotel, propiedad del restaurador Simon Woodroffe (resturantes Sushi Yo! de Londres), que ha encomendado el montaje de las habitaciones al diseñador de los aviones Airbus, Piestman Goode. El hotel tendrá los ventanales hacia el interior, creando una luminosa calle central hacia la que tendrán vistas todas las habitaciones.