La California de Chaplin celebra el 125 aniversario del genio

El 125 aniversario del nacimiento de Charles Chaplin (Londres, 1889) inspira un recorrido por algunos de los escasos escenarios naturales en los que se fijó uno de los grandes genios del cine, actor, director y productor de un manojo de obras de arte que han pasado a la historia de la cinematografía.

B. Iznájar

La ruta por la que escapan al Pacífico los habitantes californianos de Los Ángeles es una carretera panorámica que oferta varias alternativas para adentrarse en territorios de las Montañas de Santa Mónica, centro de recreación en el interior del condado angelino. Allí se encuentra el lago Malibú, tablado natural en el que el tirano Hynkel de El gran dictador (1940) practica la caza del pato, de consecuencias muy determinantes en la película. Para las escenas bélicas, Chaplin continúa en los paisajes de Malibú Canyon, que comparte con los tiros de cámara en Laurel Canyon, a menos de una hora de Hollywood. En esta cinta que ridiculiza al tirano nace un nuevo Chaplin: el actor que habla. Y para demostrarlo, el discurso que, en boca de un barbero, lanza a la humanidad arropado por la arquitectura renacentista italiana del ayuntamiento de la ciudad de Pasadena, en el condado de Los Ángeles. El edificio, terminado en 1927, es uno de los lugares más populares y sirvió también para planos exteriores del palacio del dictador Hynkel.

Fundada a partir de la fiebre del oro de California, la pintoresca ciudad de Santa Clarita acogió en 1934 parte del rodaje de Tiempos modernos (1936). En el tramo de la autopista Sierra, cuando cruza con Penman Road, la película se despide con un plano panorámico en el que caminan el obrero Charlot y la joven huérfana Paulette Goddar. Los ecos de la brisa del Pacífico condujeron al equipo hasta la localidad angelina de San Pedro, plató de las secuencias portuarias de la cinta.

Ante la necesidad de reunir actores figurantes para rodar La quimera del oro (1925), cientos de vagabundos viajaron en tren desde la ciudad de Sacramento hasta Truckee -condado californiano de Nevada-, enclavada en un ecosistema de montaña en el que Chaplin emula la trágica expedición Donner de buscadores de oro. Hoy se practican actividades al aire libre en el Parque Nacional Tahoe y su lago. A pesar de que el rodaje en esta ciudad de nieve duró dos semanas, solo se utilizaron los planos con los que comienza la película.