La aerolínea KLM conmemora sus primeros 90 años de historia

La compañía aérea más antigua del mundo acaba de cumplir 90 años desde que se estableció en los Países Bajos y sus colonias el 7 de octubre de 1919. Estos son algunos de los grandes acontecimientos que han marcado su historia.

Juan José Martín

Mucho ha llovido desde que el 7 de octubre de 1919 KLM (Koninklijke Luchtvaart Maatschappij, en español Real Compañía Holandesa de Aviación) se estableció oficialmente en los Países Bajos y sus colonias. El vuelo inaugural de esta aerolínea se produjo el 17 de mayo de 1928, cuando un avión De Havilland DH-16, pilotado por Jerry Shaw, cubrió la ruta entre Londres y Ámsterdam a 150 km/h. La compañía tuvo que suministrar a los dos periodistas que formaban el pasaje chaquetas de cuero, casco, guantes y una bolsa de agua caliente para superar las bajas temperaturas -la cabina de la aeronave iba descubierta-. Ese mismo año, el 8 de junio la aerolínea trasladó por primera vez en uno de sus vuelos animales a bordo (en este caso... abejas). KLM, que ha transportado desde su creación a más de 155 millones de pasajeros, culminó su primer vuelo intercontinental entre Ámsterdam y Batavia (actual Yakarta) el 1 de octubre de 1924, en un vuelo operado con un Fokker F-VII y que se convirtió hasta la Segunda Guerra Mundial en el mayor enlace aéreo regular del mundo.

En diciembre de 1934 -en agosto de ese año se introdujo la tripulación de cabina en sus vuelos- KLM lanzó su primer vuelo transatlántico entre la capital holandesa y Curaçao (Antillas Holandesas), que se efectuó con el Fokker F-XVIII Snip. Doce años después se creó la ruta Ámsterdam-Nueva York, operada con el Douglas DC-4 Rotterdam. Ya el 1 de mayo de 1952, KLM puso en marcha una tarifa para la Clase Turista. En la década de los 70, apostó por modernizar su flota de aviones con la incorporación en 1971 de su primer Boeing 747-206B, al que se unió cuatro años después el Boeing 747-306B. Tres décadas más tarde, Airbus suministró a KLM el A-330-200.

La compañía holandesa, que en 1967 trasladó su central de operaciones al aeropuerto de Schiphol, lanzó en 1991 por primera vez en Europa un programa de fidelidad para sus clientes: Flying Dutchman. El último gran hito histórico vivido por KLM aconteció el 5 de mayo de 2004, cuando la compañía se fusionó con Air France para construir el mayor grupo aéreo del Viejo Continente.