Kia Carnival

El salto de calidad dado por Kia con su monovolumen más emblemático ha sido sustancial y acertado. Estupendos materiales, más equipamiento de lujo y de seguridad, y motores más potentes y avanzados que contaminan menos.

Motor Zeta

El nuevo modelo que nos ocupa en nada se parece al anterior con el mismo nombre. Ahora su diseño exterior está a caballo entre el de un monovolumen y un 4x4 de recreo. No obstante, por dentro está mucho más cerca del primero. Tiene siete plazas con un asiento individual para cada ocupante con el diseño 2+3+2. Las butacas de la segunda y tercera fila cuentan con el respaldo ajustable y se pueden plegar, sacar del monovolumen o bien desplazarlas a lo largo del habitáculo.

Como viene siendo habitual en este tipo de vehículos, el puesto de conducción es cómodo y nunca da sensación de agobio. Asimismo, los mandos están colocados de una manera bastante racional tan- to para el conductor como para los acompañantes, que no tienen ningún problema para abrir las puertas laterales correderas, pues basta pulsar un botón o bien tirar de la manilla. Además, si cuando se abren o se cierran encuentran algún objeto, se paran de forma inmediata por motivos de seguridad.

El salto de calidad con respecto al modelo al que sustituye - y que todavía se vende en los concesionarios de la marca es bastante notable en el apartado del equipamiento de serie y, por supuesto, con los motores. Obviamente, también resulta más caro. Tres acabados El flamante Carnival ha llegado al mercado con tres niveles de acabado y equipamiento de serie: EX I, EX II y EX III. Y desde la versión más básica, la EX I, está muy bien equipado. Lleva airbags frontales, laterales y de cabeza, antibloqueo de frenos, control de tracción y de estabilidad, aire acondicionado, cierre centralizado, climatizador, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, volante regulable en altura, luces con encendido automático, faros antiniebla, limpiaparabrisas automático, llantas de aleación... es decir, todo lo que se le puede pedir a un monovolumen actual sin que por ello se tenga que pagar un sobreprecio. Porque el Carnival guarda una excelente relación entre lo que ofrece y el precio final.

Por otra parte, la capacidad del maletero con los asientos sin abatir es, según datos del fabricante, de 215 litros. Pero si se pliegan los dos de la tercera fila, el volumen aumenta hasta los 1.068 litros, un espacio más que suficiente para llevar media casa a cuestas.

Precio ajustado
En fin, se trata de un vehículo muy competitivo y que guarda muy pocas diferencias con sus rivales europeos. Está claro que lo fabricantes asiáticos están espabilando, ganando a pasos agigantados en calidad y manteniendo unos precios bastante ajustados para lo que ofrecen. Eso sí, los precios ya no son lo que eran. De hecho, uno de los principales argumentos de venta del Carnival antiguo era su precio frente a los competidores, sin olvidar que ha dado bastante satisfacción a los usuarios por su practicidad y versatilidad.