La justicia británica desestima una demanda contra cinco diarios de Prensa Ibérica

La denuncia presentada por los hijos del exjefe de la seguridad nacional de Azerbaiyán acusaba a los medios españoles de difamación | El pleito representaba una amenaza a la libertad de información al abrir potencialmente la veda a las demandas en jurisdicciones extranjeras
 

La Nueva España
 | 
Foto:

El Tribunal Superior de Justicia de Inglaterra y Gales ha desestimado una demanda por difamación presentada contra cinco diarios de Prensa Ibérica a raíz de un artículo publicado en mayo de 2020 que cuestionaba los orígenes de la fortuna del antiguo responsable de la seguridad nacional de Azerbaiyán, Eldar Mahmudov, destituido en 2015. El alto tribunal ha determinado que no tiene jurisdicción para juzgar el presunto perjuicio contra el honor de los demandantes, que optaron por presentar la denuncia en el Reino Unido aduciendo que es allí donde está el "centro de interés" de sus actividades. El artículo en cuestión lleva la firma de Marisa Goñi, por entonces subdirectora del 'Diario de Mallorca' y hoy su directora, y fue fruto de la colaboración con varios consorcios de periodismo de investigación, así como el diario británico 'The Observer'.

La denuncia presentada por Anar Mahmudov y Nargiz Mahmudova, dos de los hijos del exjefe de la seguridad azerbaiyana, podría haber sentado un peligroso precedente para la libertad de información. Y es que en el fondo se dirimía si es posible demandar a un medio de comunicación fuera de la jurisdicción a la que pertenece, en este caso la justicia española, a pesar de que el artículo se publicó en España, iba dirigido a una audiencia española y se plasmó exclusivamente en varias de las lenguas peninsulares. Nada de eso ha impedido que Prensa Ibérica tuviera que defenderse en un marco normativo que le es ajeno y con unos costes mucho más elevados de los que habría afrontado en los tribunales españoles.   

El fallo le ha dado al final la razón porque estima que los demandantes han sido incapaces de demostrar de que se produjera un perjuicio real contra sus intereses por la lectura del artículo en el Reino Unido. Entre otras cosas porque "no hay pruebas" de que fuera leído allí por ninguna persona que conociera a los demandantes. De hecho el tribunal solo ha sido capaz de identificar un retuit de la información por parte de un residente en las islas británicas. "El alcance de la difusión en esta jurisdicción es como máximo menor" y, como mínimo, "insignificante", dice la sentencia. Tampoco considera probado el intento de los demandantes de demostrar que su "centro de gravedad" se encuentra en el Reino Unido, cuando, "según ellos mismos, tienen una presencia substancial, negocios, intereses, contactos e inversiones" en España.

El artículo objeto de la fallida demanda desgranó las inversiones inmobiliarias que los hijos de Mahmudov realizaron en Mallorca, Reino Unido y Lituania, parte de un "floreciente imperio familiar que supera los cien millones de euros". Solo en la isla española, los hermanos adquirieron activos con un valor superior a los 33 millones de euros. El reportaje también escarbó sobre los orígenes de la fortuna familiar, cimentada inicialmente sobre el petróleo azerbaiyano y más tarde con inversiones en estaciones de servicio, construcción o restaurantes.

El artículo fue publicado por el Diario de Mallorca, El Periódico de Catalunya, Diario de Córdoba, La Opinión de A Coruña y Regió7, todos ellos acusados en la demanda de los hermanos Mahmudov. En la denuncia no llegaron, sin embargo, a incluir a 'The Observer' o a los consorcios de investigación Finance Uncovered y Organized Crime and Corruption Reporting Project, que reconstruyeron junto a los diarios de Prensa Ibérica la fortuna de los Mahmudov a partir de una filtración de documentos del Cayman National Bank en 2019, un banco radicado en el paraíso fiscal de la Isla de Man.

Esa decisión llamó la atención del tribunal, que se pregunta por qué los demandantes no esgrimieron ningún daño a su reputación a raíz de los artículos publicados en inglés cuando planteaban las mismas preguntas que sus pares en español.