Los viajes de Juanra Bonet: "Soy un cobarde para la comida autóctona"

Aunque reside en Madrid, su memoria sigue paseándose por la montaña de Collserola, cercana al distrito barcelonés de Horta-Guinardó, donde pasó su infancia. Hoy, Juanra Bonet es un cosmopolita que viaja por el mundo siempre que puede.

Javier del Castillo
 | 
Foto: Victoria Iglesias

Entre las tablas y la tele. Presenta desde hace seis años en Antena 3 el concurso ¡Boom!, pero sin abandonar su trabajo de actor ni su pasión por el escenario. Nacido en Barcelona hace 46 años, de niño soñaba con viajar a la Isla de Pascua y ahora sueña con perderse por las salas y galerías del museo del Hermitage, en San Petersburgo.

¿Qué recuerdos tiene de la Barcelona de los años previos alos Juegos Olímpicos del 92?

Una cosa que me encantaba era visitar con los amigos, como si fuéramos jubilados, las obras del velódromo que se estaba construyendo muy cerca del barrio. También me gustaba perderme en el parque del Laberint, que está justo detrás del velódromo. 

¿Cómo eran sus vacaciones?

No teníamos pueblo, ni dónde ir de vacaciones. Callejeábamos, jugábamos al escondite y nos perdíamos por los parques del Laberint y de Turó de la Peira. Me gustaba mucho pasear y correr por la montaña de Collserola. Tener una montaña al lado de tu casa era algo muy higiénico para la cabeza. Me ayudaba mucho a pensar.

En Escocia |

¿Ya ha superado el miedo a viajar en avión?

Tuve mucho miedo a volar, pero se me quitó por narices. En el programa Caiga quien caiga todos los reporteros querían ir a cubrir los Oscar de Hollywood y yo le dije al director: “Prefiero quedarme en Madrid y viajar en taxi o en metro”. Pero, lógicamente, con el paso del tiempo he perdido el miedo y me he pegado mis buenos viajazos.

¿Por ejemplo?

He viajado muchas veces a Estados Unidos para asistir a eventos que me gustan y me llenan. Pero el viaje más exótico es el que hice a Tokio, una experiencia inolvidable que quiero repetir. Fui con un colega, después del accidente de Fukushima, aprovechando que los vuelos eran muy baratos. En EE.UU también hice un viaje en coche por la Costa Oeste, pero básicamente he viajado a Nueva York a las convenciones de cómics. 

Demasiadas compras, Tokio |

¿Qué le llama más la atención de Nueva York?

El efecto de estar en Nueva York es muy parecido a estar solo en una montaña. En Nueva York puedes estar rodeado de gente,de coches y de edificios inmensos, pero sentir una soledad bastante similar a la de pasear por una montaña. Es curioso. Estás en un entorno totalmente diferente, pero el efecto es muy parecido. Nueva York además forma parte de nuestro imaginario, por el cine, las series, las novelas, los cómics y los videojuegos... Cuando estás allí, tienes la sensación de vivir en una ficción.

¿Qué le motiva a la hora de emprender un viaje?

Viajo por motivos concretos, ya sea un concierto, una exposición o una convención de cómics. He estado, por ejemplo, en un pueblecito alemán, que está a una hora y media de Frankfurt, viendo un festival de rock progresivo. Cuando voy a París o a Londres para ver algún concierto, aprovecho para visitar museos y pasear por la ciudad. Normalmente, hay un motivo, una entrada adquirida para algo, y a partir de ahí se articula el viaje.

Con Ricky Gervais en Nueva York |

¿Le gusta disfrutar de la gastronomía autóctona?

Soy bastante cobarde. Sobre todo, cuando en la Europa del Este empiezan a aparecer platos de coles fermentadas y cosas así. Al final, acabo buscando un restaurante italiano. En Polonia nos ponían unas sopas espectaculares, pero me cuesta. Tengo el paladar de un niño de 12 años.

¿Qué prefiere, la playa o la montaña?

Soy más de verde y de lluvia que de mar, a pesar de haber nacido en Barcelona

¿Algún sitio pendiente como próximo destino?

De niño soñaba con ir a la Isla de Pascua, pero ahora lo veo difícil. Después estuve obsesionado con ir a Perú para conocer la cultura inca. Y ahora tengo muchas ganas de ir a San Petersburgo. Quiero conocer el Hermitage, que debe ser una barbaridad.

En Cardiff, Gales |

Muchos concursantes de la tele dicen que invertirán lo que ganen en un gran viaje...

Hace poco un grupo me dijo que se iban a unas islas perdidas del Pacífico, un sitio aislado y lejano. Otros me hablan de la Ruta 66, porque creo que es nuestra manera de vivir una película.

Como residente en Madrid, ¿qué lugar le cautiva más en la capital de España?

Vivo en el centro y vamos mucho con mi hija al Templo de Debod y al Parque del Oeste, que nos pilla al lado. Me gusta mucho pasear por el centro. Ahora lo que más valoramos es quedarnos quietos

¿Qué es lo más curioso o extraño que le ha ocurrido en un viaje?

Estando en Nueva York, me crucé un día con el humorista británico Ricky Gervais. Iba con su chándal, de dominguero total, y empecé a seguirle. Mi chica me decía: “Pero dile algo”. Le fui siguiendo, como un acosador, hasta que finalmente me lancé y le dije: “Perdona que te moleste, me llamo Juanra Bonet y hace unos años estuve haciendo en España un monólogo tuyo”. No sé si lo decía de verdad o no, pero el tío me miró y me dijo: “¡Ah sí!, tengo tu póster en la oficina; ¿te fue bien el texto en el teatro?”. Le recordé que estuve comiendo de su monólogo un par de años y él me contestó, mientras se señalaba la panza: “Yo comí más”. Me hizo una ilusión bárbara y acabamos haciéndonos con él unas fotos.

¿Acepta de buen grado que la gente le pare por la calle y le pida hacerse fotos?

No me molesta, salvo que me pillen en un velatorio o en urgencias. Mi formación es teatral; entonces, cuando alguien me dice algo con cariño por la calle, lo interpreto como si fuera un aplauso con retraso.

Convención de cómics en Nueva York |

¿Cuál es su ciudad favorita?

Te diría que París, por la cercanía y por la luz. Es una ciudad muy bonita y, para cocinar con tan poco aceite, se come muy bien. París es un sitio perfecto para volver. Edimburgo también me parece una preciosidad.

¿Algún sitio para retirarse y descansar?

El destino más deseado es Menorca, incluso en invierno. He estado en varias ocasiones y me sigue pareciendo un planazo.