¿Falto de ideas? Estos son los destinos favoritos del fundador de la revista VIAJAR

Javier Gómez-Navarro, fundador de esta revista en 1978, nos desvela los viajes que más le han impactado

 

Mariano López
 | 
Foto: jgaunion / ISTOCK

Javier Gómez-Navarro, fundador de esta revista en 1978, fue también promotor de la primera edición de la Feria Internacional de Turismo (Fitur), presidente de Viajes Marsans y Secretario de Estado para el Deporte y ministro de Comercio y Turismo desde 1993 a 1996. Apasionado viajero, en la actualidad preside la Sociedad Geográfica Española.

Gustavo Cuevas / EFE

 

Valle del Nilo

Recorrer el valle del Nilo, desde El Cairo a Abu Simbel, me parece, me sigue pareciendo después de haberlo recorrido seis o siete veces, uno de los viajes más maravillosos que se pueden hacer, una oportunidad para vivir la Historia, para sentirla a cada paso. La primera vez que lo recorrí fue en los años 80, justo recién empezada la guerra entre Irán e Irak. No había prácticamente nadie en el crucero con el que viajamos por el Nilo, solo una familia libanesa. Fue una oportunidad única para disfrutar del viaje, visitar el Museo de El Cairo, las tumbas del Valle de los Reyes, las pirámides, Abu Simbel… todas las maravillas de Egipto, incluyendo el propio Nilo, prácticamente solos. Fue memorable, la llave de otros muchos viajes que me han llevado al mismo destino, que sigo encontrando fascinante.

Río Nilo, Egipto | GarySandyWales / ISTOCK

De Cuzco a Machu Picchu

La primera vez que viajé al Valle Sagrado de los Incas, al valle que prácticamente sigue el curso del río Urubamba, desde la ciudad de Cuzco hasta el santuario inca de Machu Picchu, fue en el año 1973, cuando aún había mercados en la ciudad de Cuzco y en los pueblos del valle donde no se utilizaba el dinero bastaba con el trueque, como había sido costumbre durante siglos. Recorrí en coche, a mi aire, los pueblos y las ruinas que se encuentran alrededor de Cuzco, maravillosas, y estuve varios días en Machu Picchu, alojado en el único hotel situado a la entrada del santuario, entonces denominado parador de Machu Picchu. Es un lugar especial, todo el valle, ya puedes haberlo visto en fotografías miles de veces que no dejará de asombrarte, es impresionante.

La más imponente ciudadela inca, aislada entre montañas a un centenar de kilómetros de Cuzco, conserva los andenes de cultivo de su sector agrícola y los templos desde los que se regía este gran centro político, religioso y administrativo del siglo XV. | sorincolac

Estambul

Me encanta Estambul. Por su geografía privilegiada: el mar de Mármara, el canal del Bósforo, el Cuerno de Oro, las islas... Pero sobre todo porque me parece la ciudad que ha acogido a todas las culturas, que siguen presentes. Es una gran ciudad otomana, es evidente, pero también, y al mismo tiempo, es griega, genovesa, veneciana, incluso aún romana. No hay otra ciudad en el mundo en la que te encuentres paseando con una gran mezquita y al lado, o a pocos metros, se levante un templo ortodoxo griego, poco más allá una iglesia católica y enfrente una sinagoga. De Estambul, me atrae, me sigue atrayendo, todo: el Topkapi, las mezquitas, Santa Sofía… pero, especialmente, me resulta fascinante la iglesia de San Salvador de Cora, con sus fantásticos frescos y mosaicos bizantinos.

Empezamos una nueva semana desde la Mezquita Azul o Sultán Ahmed. Es una de las más grandes de todo Estambul. Feliz lunes a todo el mundo.      | Anton Aleksenko / ISTOCK

Venecia

No hay un sitio tan grandioso en el mundo como la plaza de San Marcos, no hay nada que la iguale, un único sitio donde se concentre tanta belleza. Da igual la hora, el día, siempre es un lugar que te cautiva. Me atraen San Marcos, la piazza y la piazzetta, pero no son los únicos lugares de la ciudad que me emocionan. Me fascina toda Venecia: sus callejuelas —todas, pero en especial, las que conducen a la Ópera—, las iglesias, los museos, los canales. Y las islas: el Lido, y sus hoteles del siglo XIX; Murano, y sus hornos de vidrio; San Lázaro, donde estuvo Lord Byron… Toda Venecia, no hay un rincón que no me parezca extraordinario.

Empezamos el jueves desde la conocida como Ciudad de los Canales o, lo que es lo mismo, Venecia. Pasear entre sus canales y admirar algunos de sus puentes es una experiencia que se te queda clavada en la memoria para siempre. | sborisov / ISTOCK