El Japón más romántico

El centro de Tokio, la isla Shikoku, las ciudades de Kioto y Takayama o el archipiélago de Okinawa son algunos de los lugares más románticos del país

VIAJAR
 | 
Foto: ISTOCK

Conocido por sus ajetreadas ciudades, su rica gastronomía y su singular cultura, Japón es también un destino para disfrutar de un viaje romántico. Desde las playas paradisíacas en Okinawa al encanto de las callejuelas de Tokio, pasando por la arquitectura tradicional de Takayama o el bosque de bambú de Arashiyama, el país del Sol Naciente ofrece un sinfín de atractivos para los enamorados.

1.- Kioto, el antiguo Japón

Localizada en parte central de la isla de Honshu, Kioto es sinónimo de cultura tradicional japonesa. Capital de Japón durante más de mil años, la ciudad conserva monumentos de valor incalculable. Entre ellos destacan el Palacio Imperial, el Castillo Nijo o las villas imperiales Katsuara y Shugakuin.

Uno de sus mayores atractivos es el barrio de Gion. Allí, los turistas podrán disfrutar de la gastronomía más tradicional y, si tienen suerte, cruzarse con alguna de las 300 geishas que, a día de hoy, viven en Kioto. A 20 minutos de tren del centro se encuentra Arashiyama, que sorprende por su maravilloso bosque de bambú.

Entre esta localidad y Kameoka transcurre el tren romántico de Sagano, un viaje que permitirá a las parejas disfrutar de bellas montañas y paisajes únicos.

2.- Hamamatsu, la ciudad de la música

Hamamatsu es una villa señorial organizada en torno a un castillo a medio camino entre Tokio y Osaka. El lago Hamana-ko y las dunas de arena Nakatajima Sakyu son el principal atractivo de esta ciudad rodeada de montañas y conocida por su larga tradición en la fabricación de instrumentos musicales.

Sus grandes arenales se extienden a lo largo de cuatro kilómetros y ofrecen un ambiente especialmente romántico para observar las bellas puestas de sol en pareja.

3.- Shikoku, la isla de los 88 templos

La isla de Shikoku, el más pequeño de los cuatro archipiélagos de Japón, se caracteriza por mantener las costumbres antiguas, el ritmo pausado de sus pueblos pesqueros y la belleza original de sus profundos valles y altas montañas. Es conocida por la famosa ruta de peregrinaje de los 88 templos, creada por el monje budista Kobo Dashi en el siglo VIII, la cual bordea el contorno de la isla a los largo de cerca de 1100 kilómetros.

ISTOCK

4.- Takayama, antigua ciudad feudal

Al norte de la Prefectura de Gifu, Takayama es una antigua ciudad feudal conocida por sus antiguas casas de madera, sus baños termales y sus concurridos festivales. Esta ciudad ofrece una amplia oferta cultural y de ocio. Entre sus actividades destacan una visita al templo Hida Kokubunji; un recorrido por el Museo de las Artes Populares o un paseo por el mercado de flores y hortalizas.

5.- Hokkaido y su laguna azul cobalto

A 25 minutos de la ciudad de Biei y rodeada de una exuberante vegetación se encuentra The Blue Pond. Esta bella laguna azul que forma, junto a los árboles de abedul y alerce japonés, un paisaje único, especialmente destacado durante los meses de verano cuando el cielo está despejado y no hay viento.

ISTOCK

6.- Yanaka y Nezu, los barrios más bohemios de Tokio

Yanaka y Nezu, dos barrios históricos de Tokio, están llenos de calles estrechas y empinadas vías. Su particular encanto reside en los numerosos comercios y espacios de interés que se suceden uno detrás de otro: templos, tradicionales cafés, pequeños museos y galerías… Sólo en la calle comercial Yanaka Ginza se pueden encontrar 70 tiendas en 150 metros.

7.- Okinawa, el paraíso bajo el agua

El archipiélago de Okinawa está compuesto por 161 islas corales al sur de Japón. Es el cielo de nadadores y buceadores. Sus paradisíacas playas de agua cristalina y arena blanca reúnen cada año a curiosos de todo el globo, atraídos por la riqueza de flora y fauna de sus profundidades.

ISTOCK

 8.- El foso Chidorigafuchi, un paseo para los amantes

Conocido también como el foso del Palacio Imperial, Chidorigafuchi es uno de los lugares preferidos por los enamorados. Desde finales de marzo a principios de abril, coincidiendo con el florecimiento de los cerezos, el paseo se tiñe rosa. Cada  anochecer se iluminan los arboles del foso creando una atmosfera única.

ISTOCK