Jaguar XF 4.2 V8 SV8

Con un acabado interior de primera categoría, unas magníficas prestaciones y un diseño moderno, distinguido y elegante, el nuevo Jaguar XF se ha afianzado en el podio de las berlinas más interesantes y cotizadas del momento. Sólo tiene un "pequeño" inconveniente: su elevado precio.

Motor Zeta

Ha sido una de las grandes sorpresas de la temporada. El flamante XF reúne todos los ingredientes para convertirse en una de las berlinas de lujo más deseadas. Los expertos de la marca han sabido combinar la legendaria elegancia de Jaguar con un diseño vanguardista que por fuera le proporciona un aire deportivo. No obstante, lo que más impresiona en esta berlina es su original interior y las prestaciones en todos los aspectos. Nada más entrar, el botón de arranque adquiere un color rojo para que no haya dudas sobre dónde va colocado. A la vez, se abren las rejillas del aire para el climatizador. Todo en un ambiente refinado y con una calidad de materiales que resulta excelente.

Su punto fuerte está, sin duda, en el comportamiento, donde se nota un elaborado trabajo de los técnicos. Su rodaje es bastante silencioso, pues apenas balancea en las curvas. Su suavidad y comportamiento dinámico son formidables.

Amplio, aunque podría tener algo más de altura para los pasajeros de atrás, el Jaguar probado por esta revista es el modelo más potente de la gama. Resulta caro con respecto a sus competidores, pero lleva un equipamiento de serie muy completo y también aporta soluciones novedosas como la palanca del cambio automático, que no es una palanca al uso sino un botón en forma de rosca que se maneja con precisión y suavidad.

En lugar de los cuatro faros clásicos de los Jaguar más elegantes, equipa dos para darle el aspecto de una fiera que se comporta con silencio y tranquilidad hasta que se pisa el acelerador y salta como un auténtico felino a una velocidad sorprendente. Por otra parte, esta versión lleva de serie un amplio equipamiento tanto en seguridad como en comodidad, aunque todavía se le pueden añadir unos cuantos extras más si se quiere rizar el rizo.