Iniciativas especiales para pasajeros especiales

Viajar en avión es un reto para las personas invidentes y con discapacidad, que no deben superar el 10 por ciento del pasaje.

Todo lo que facilite la ayuda de los discapacitados para viajar en avión siempre será bienvenido", afirma Manuel Enríquez, de la Fundación ONCE del Perro Guía, tras el anuncio de Air France de la puesta en marcha en España del servicio Saphir, orientado a facilitar los viajes de personas discapacitadas. Este servicio engloba, según Air France, el transporte gratuito del perro lazarillo, embarque prioritario, asientos de primera fila, una silla de ruedas hasta la puerta de embarque y una atención más personalizada. También incluye servicios médicos y de transporte, un número de teléfono (901 901 100) habilitado al efecto y ventajas para los titulares de la tarjeta Saphir.

En España hay en la actualidad 3.500.000 discapacitados. Las compañías aéreas consideran discapacitado a aquel pasajero que necesita ayuda para dirigirse a una salida de la aeronave con la adecuada rapidez en caso de evacuación y también a los que tienen dificultades para comprender las instrucciones de emergencia. Y los dividen en dos categorías: ambulatorios (capaces de subir, bajar o moverse dentro del avión sin ayuda o con una pequeña ayuda, tales como sordos, ciegos o disminuidos mentales) y no ambulatorios (no capaces de subir, bajar o moverse dentro del avión sin ayuda). Se requiere un adulto para acompañar a cada minusválido no ambulatorio. Una persona ciega puede ir sola siempre que lleve su perro lazarillo, que se considera acompañante válido (el perro viajará en cabina cuando no supere los 6 kilos de peso y lleve bozal y la vacunación en regla).

Para los que utilicen silla de ruedas, existen tres tipos de servicio según la movilidad de cada pasajero: R, puede subir y bajar escaleras; S, no sube escaleras, pero una vez arriba puede llegar a su sitio; y C, completamente inmóvil. Estos pasajeros deben avisar su condición con una antelación de 48 horas (las compañías aconsejan a estos pasajeros que en lo posible utilicen vuelos sin escalas). En un avión, el número de personas discapacitadas a bordo no debe ser mayor del 10 por ciento. www.airfrance.es