¿Buscas un hotel (de verdad) sostenible? Estos de España lo son y te contamos por qué

Cada vez más, el turista busca pasar unos días en un hotel con el mínimo impacto medioambiental. Hay certificados que garantizan esa sostenibilidad de los edificios y de su gestión. Te contamos en qué consisten

María Escribano
 | 
Foto: Ignacio Monasterio Zuloaga

¿Buscas hotel sostenible? Es decir, ¿que emita el mínimo dióxido de carbono posible, que tenga una buena calidad del aire, cuya iluminación no sea agresiva y haya poco ruido? Todas estas características son propias de edificios sostenibles, pero esa etiqueta de sostenibilidad tiene que ser evaluada por alguien. El método de certificación de la sostenibilidad de la edificación más utilizado en el mundo es el BREEAM. Desarrollado por el Reino Unido, en España ha sido adaptado a las particularidades de construcción de nuestro país por el Instituto Tecnológico de Galicia.

Hoy en día, son varios los hoteles que cuentan con esta certificación de sostenible en nuestro país. Cuatro de ellos, con notaza (es decir, han logrado la clasificación ‘Muy bueno’ en su evaluación). Los cuatro son de nueva construcción y se encuentran en Barcelona, Menorca, Murcia y Madrid. Son el Hotel Motel One Barcelona-Ciutadella (en Barcelona), el Grupotel Aldea Cala’n Bosch (en Menorca), el Hotel Hacienda del Álamo (en Fuente Álamo, Murcia) y el madrileño NH Ribera del Manzanares.

Terraza del hotel Motel One Barcelona-Ciutadella. | Nadine Rupp / Ruppografie

¿Cómo lo han logrado? Javier Torralba, director de BREEAM España, nos lo explica: “Alcanzar esas calificaciones tan altas es el resultado de ir no solo más allá de la normativa, que es nuestra exigencia mínima, sino de tener un interés mayor por incluir diferentes medidas sostenibles. Eficiencia en el consumo energético y el ahorro de agua, respeto de la biodiversidad del entorno, análisis y estudios de terceros sobre la calidad de los materiales, accesibilidad a todos los espacios del hotel, altos ratios de calidad del aire, buena iluminación y confort acústico son algunos de los requisitos habituales que cumplen este tipo de edificios”.

Otros hoteles, como el Novotel & Ibis Styles Madrid City Las Ventas, han conseguido también el certificado, pero con una clasificación de ‘Bueno’. También la nota de ‘Bueno’ han logrado el Hotel NH Colón (Madrid) y el Hotel TRYP Oceanic (Valencia), pero con la particularidad de que estos tres hoteles no son de nueva construcción, sino que han conseguido el certificado tras una reforma.

COSTE DE LA REFORMA

Y es que la sostenibilidad no tiene por qué ser una cualidad solo alcanzable en hoteles de nueva construcción, como nos explica Javier Torralba: “Para los hoteles, hay dos opciones: el esquema de BREEAM Nueva Construcción, si se trata de un edificio de obra nueva, o el de BREEAM En Uso, que se aplica a edificios ya construidos”. En el caso de estos últimos no tiene por qué suponer un coste adicional excesivo conseguir el certificado. Todo dependerá “del alcance y la envergadura de su renovación”, añade Torralba.

Hotel Motel One Barcelona-Ciutadella. | Nadine Rupp / Ruppografie

“Pero muchas de las medidas no suponen un coste adicional, ya que están vinculadas a factores como la propia ubicación del inmueble.” Por poner un ejemplo en cuanto a los costes del certificado, el registro y certificado provisional necesario en la fase de diseño para un edificio de nueva construcción con una superficie de menos de 1.000 metros cuadrados es de 1.760 euros. Pero también es necesario un certificado final en la fase de post-construcción para asegurarse de que todo se ha hecho de acuerdo a lo estipulado, que cuesta para esa misma superficie 440 euros. A dicho precio, un total de 2.200 euros, habría que sumarle la tarifa del asesor BREEAM, que es quien debe controlar todos los requisitos. 

Recepción del Grupotel Aldea Cala'n Bosch. | Mateu Bennassar

Además de los hoteles citados, hay actualmente unos 20 hoteles (incluidas residencias de estudiantes y apartamentos turísticos) en el proceso de conseguir el certificado. Es decir, están registrados, pero aún no tienen la certificación (aunque Torralba espera que el 90% de ellos acaben consiguiéndola). Dicha certificación evalúa la sostenibilidad de la edificación de acuerdo a 10 categorías. Se otorgan una serie de puntos por categoría que, sumados, dan lugar a la puntuación final. El proyecto urbanístico debe conseguir una puntuación de más o igual al 55 % para ‘Muy bueno’, más de 70 % para ‘Excelente’ y más de 85 % para ‘Excepcional’.

Entre esas 10 categorías, las que más puntúan son el consumo de energía (que tu edificio reduzca sus emisiones de dióxido de carbono), la gestión (que hagas una construcción responsable durante la obra del edificio, minimizando los impactos de la misma) y la salud y el bienestar (que garantices a tus usuarios una iluminación natural, un confort térmico, una buena calidad el aire…).

¿EN QUÉ LO NOTA EL CLIENTE?

Y es en estas categorías que más relación tienen con el usuario final donde puede estar la clave del éxito de estos hoteles sostenibles. Cada día más los turistas buscan hoteles responsables, que ocasionen el mínimo impacto medioambiental. Javier Torralba está de acuerdo en ello: “La categoría de Salud y Bienestar que tiene el certificado garantiza, precisamente, el confort y salubridad del entorno, un beneficio importante en un hotel, que al fin y al cabo busca la mejor experiencia para sus clientes”. Además, “cada año aumenta la concienciación social en este sentido, algo que se traslada al sector turístico y a las elecciones de la gente cuando planifica sus vacaciones. En el contexto actual, la salud y el confort tienen una importancia capital y la gente busca espacios en los que sentirse segura”, considera Torralba. “Los edificios, tanto en su construcción como en su uso, son responsables del 40 % de las emisiones de dióxido de carbono al planeta. La sostenibilidad es la solución y se trata de un valor diferenciador para los turistas a la hora de escoger un hotel u otro. Un sello como BREEAM no solo les garantiza que van a un hotel menos contaminante, sino que además se trata de un edificio cómodo y saludable.”

Chill-out del Luxury Boutique Hotel Costa del Sol. | Luxury Boutique Hotel Costa del Sol

Pero, ¿cómo beneficia a un cliente que un hotel sea sostenible? ¿El cliente llega a percibir algo físicamente? Sí y no. “Los beneficios para el usuario son más intangibles”, nos dice Javier. Pero algo puede notar: “Una correcta calidad del aire interior, un mayor confort visual y acústico, una adecuada climatización…”, nos señala. Y un detalle más: “BREEAM tiene una categoría exclusiva para materiales que, entre otros requisitos, exige que no contengan compuestos químicos peligrosos o dañinos para la salud y obliga a acreditar su aprovisionamiento responsable. Esto último es útil, por ejemplo, para garantizar que las maderas del hotel no provienen de una deforestación ilegal”.

Otras de las características que un cliente se encontrará en estos hoteles pasan porque el inmueble tenga un consumo energético de entre un 50 y un 70% menor o un 40% menos de consumo de agua. Además, en esa lucha por minimizar las emisiones de dióxido de carbono durante la vida útil del edificio, el cliente encontrará mejores accesos al transporte público, un fomento del uso de bicicletas, tratamiento de residuos…

EJEMPLOS DE HOTELES CON CERTIFICADO BREEAM

NH RIBERA DEL MANZANARES

El hotel situado en Madrid Río obtuvo la calificación BREEAM de ‘Excepcional’ en su gestión y de ‘Muy bueno’ por el edificio. Su gestión excepcional lo convirtió en el primer hotel del mundo con la máxima clasificación en el esquema En Uso Parte 2.

NH Ribera del Manzanares. | Gonzalo Arche

El Ribera del Manzanares es un hotel neutro en carbono, con iluminación eficiente con tecnologías LED, que mantiene las zonas exteriores con vegetación y que ofrece a sus huéspedes puntos de recarga para coches eléctricos y alquiler de bicicletas.

NOVOTEL MADRID CITY LAS VENTAS

La renovación del hotel madrileño recibió una clasificación de ‘Bueno’ en su certificación BREEAM y ya cuenta con el certificado final. Es decir, el edificio ya está construido y se verifica in situ que los requisitos propuestos en la fase de diseño se han aplicado correctamente.

Novotel & Ibis Styles Madrid City Las Ventas. | Novotel & Ibis Styles Madrid City Las Ventas

El hotel (que realmente fusiona dos marcas, Novotel e Ibis Styles) cuenta, por ejemplo, con productos de aseo eco-sostenibles y un restaurante, llamado Insólito, que apuesta por el producto y la alimentación saludable. Las tres primeras plantas del edificio acogen las habitaciones de Ibis Styles (con temática de cómic) y las cuatro últimas, las de Novotel.

Restaurante Insólito del Novotel & Ibis Styles Madrid City Las Ventas. | Ignacio Monasterio Zuloaga

En la decoración de algunas de sus habitaciones han utilizado una paleta limitada de materiales con dos objetivos: economizar en términos presupuestarios y en términos medioambientales.

LUXURY HOTEL BOUTIQUE COSTA DEL SOL

Este hotel de Torremolinos fue el primero andaluz que consiguió el certificado BREEAM. Cuenta con un sistema de climatización por geotermia con pozo canadiense, que permite un total aprovechamiento de la temperatura del terreno y una reducción del consumo de calefacción y aire acondicionado. Su diseño y construcción se hizo modelando primero virtualmente las piezas y elementos constructivos para conseguir así un prototipo digital de los muros, pilares, puertas, ventanas y escaleras y ver si ese prototipo era viable antes de iniciar la construcción real.

Luxury Hotel Boutique Costa del Sol. | Luxury Hotel Boutique Costa del Sol

HOTEL MOTEL ONE BARCELONA-CIUTADELLA

En 2019, BREEAM informaba de que este hotel de Barcelona se había convertido en el primer hotel de nueva construcción que alcanzaba una calificación de ‘Muy buena’, es decir, que el edificio ha ido más allá de los requerimientos normativos. Durante su construcción se utilizaron materiales con ecoetiquetas y se respetaron los horarios de descanso de empleados y vecinos durante la obra. También se reutilizaron los residuos generados y se ahorró consumo energético y de agua. El hotel Motel One Barcelona-Ciutadella ahorra un 25 % más de agua respecto a un edificio no sostenible y lo hace con grifería y aparatos de bajo consumo de agua, además de utilizar plantas autóctonas para no tener que regar artificialmente.

Habitación del hotel Motel One Barcelona-Ciutadella. | Nadine Rupp / Ruppografie

Los muebles del hotel están fabricados en la región y hay referencias de la fauna y flora del entorno por todas partes.

GRUPOTEL ALDEA CALA’N BOSCH

También se ha hecho con una calificación de ‘Muy bueno’ este hotel de Son Xoriguer, en Menorca. Al utilizar un esquema llamado ‘En uso’, es decir, el que evalúa edificios ya construidos, no se le emite el llamado ‘Certificado final’. En su caso, se ofrecen dos certificados, ya que se evalúa en dos partes: la parte 1, el edificio y su estructura, y la parte 2, su gestión sostenible. Y el hotel ha conseguido una calificación de ‘Muy bueno’ en ambos.

Solárium del Grupotel Aldea Cala'n Bosch. | Grupotel Aldea Cala´n Bosch

Por poner un ejemplo de sostenibilidad del hotel, en el suministro de frutas y verduras se buscan proveedores locales y tienen una política comprometida con la reducción de envasados. Analizan los consumos energéticos del hotel a diario con el objetivo de reducirlos y lo mismo hacen con las emisiones de CO2 y de agua.

La iluminación de sus habitaciones se ha ido reduciendo año tras año para sustituirla por bombillas de bajo consumo y ofrecen en ellas un folleto informativo para todos los clientes donde detallan su compromiso medioambiental.