El hotel del futuro: flota, gira sobre su propio eje y se puede alquilar

El estudio de arquitectura Hayri Atak ha presentado su último proyecto de ecohotel flotante, que utilizará el agua y su propio giro para generar energía, reducirá al máximo los residuos y se podrá alquilar periódicamente

María Escribano
 | 
Foto: Hayri Atak Architectural Design Studio

La firma turca de arquitectos Hayri Atak Arch Design Studio es única creando edificios que giran sobre su propio eje. A la propuesta de su Squall Tower en Dubái, un rascacielos que rota con el viento), se une ahora la de un hotel flotante que también gira… generando su propia electricidad.

Ecohotel flotante. | Hayri Atak Architectural Design Studio

Su nuevo Ecohotel Flotante nace con un objetivo: no utilizar combustibles fósiles para su funcionamiento, sustituyéndolos por energía generada por la acumulación de agua de lluvia, por aerogeneradores de eje vertical (que aprovechan mejor la fuerza de los vientos y causan poco impacto medioambiental) y por su propio movimiento de rotación provocado por la corriente marina. Este movimiento garantiza brinda además a sus usuarios una perspectiva de 360 grados; completa una vuelta en 24 horas.

Imagen aérea.  | Hayri Atak Architectural Design Studio

El agua necesaria para el hotel se obtendrá de tres vías: una parte, del agua de lluvia, otra parte se depurará del mar y otra provendrá de las aguas grises una vez recicladas (que se utilizan para recargar cisternas, riego, etc…). De hecho, la cubierta superior del hotel está inspirada en un vórtice y es justo por ahí por donde se recogerá el agua de lluvia. En cuanto a los residuos que se generen, se utilizarán como fertilizante en el paisaje.

Vista simulada del hotel desde un avión.  | Hayri Atak Architectural Design Studio

El diseño del hotel de Hayri Atak incluye tres áreas diferenciadas para su acceso. En primer lugar, un muelle flotante para acceder a pie, seguido de un embarcadero que da acceso al hotel en barco y finalmente, un helipuerto.

Con forma circular, el vestíbulo del hotel está dispuesto en la zona central, en 700 metros cuadrados, y está rodeado de las habitaciones, espacios verdes, piscinas, pistas de baloncesto y hasta un campo de minigolf. Y todo es flotante.

Interior del vestíbulo.  | Hayri Atak Architectural Design Studio

El hotel utilizará el llamado posicionamiento dinámico para mantener su posición en el agua, un sistema controlado por ordenador que utilizan los barcos para mantener automáticamente su posición y dirección utilizando sus propias hélices y propulsores.

Además, una de sus características más interesantes es que el hotel se puede trasladar a cualquier zona marítima, ya que la idea es que pueda alquilarse periódicamente, aunque en un principio está previsto que se coloque en Catar y conste de 152 habitaciones, ocupe 35.000 metros cuadrados y sea de cinco estrellas. Eso sí, habrá que esperar a 2025 para su puesta en funcionamiento. Iniciado en 2020, los trabajos conceptuales del proyecto ya se han completado y aprobado y ahora continúan los estudios de viabilidad y técnicos.