Helados navideños: 5 propuestas que no te puedes perder en Barcelona

Estos son los 5 sabores que nos proponen para la Navidad...

Yolanda Guirado
 | 
Foto: D.R.

Las bicicletas serán para el verano. Que nadie dice lo contrario. Pero lo de los helados ya es otra cosa. Y si no que se lo digan a la heladería DelaCrem. Una de las favoritas de Jordi Roca. Punto a favor. El maestro heladero Massimo Pignata elabora ahora varios sabores para tomar en manga larga. Creatividad al poder. En DelaCrem recuperan los sabores más olvidados para darles todo el protagonismo en estas fechas. 

D.R.

Durante meses, Massimo va dándole vueltas a los helados con los que celebrar esos días tan familiares. De multitud de ideas y sugerencias nacen cada uno de ellos. Para elaborarlos, un sinfín de bocetos de sabores y una idea clara: mantener vivo el espíritu de la Navidad. Turrones o selva negra en tarrina y cucurucho.

Tras meses de trabajo, estas son las creaciones con las que dan la bienvenida a las Navidades.

Turrón de yema tostada. Es todo un clásico de la Navidad en Cataluña. Nace para aprovechar las yemas desperdiciadas al elaborar turrón duro y blando. La receta está inspirada en el postre de la tierra: la crema catalana.Y en esta heladería de la Ciudad Condal lo reinventan en versión fría. Y tan fría. Un alegato por los postres clásicos. Esos con los que terminamos la cena de Nochebuena. Ahora convertidos en puro gelato en este obrador a la vista. 

D.R.

Zabaione de coñac: Un clásico italiano reinterpretado. Raíces francesas y un guiño al producto de temporada. La idea surge de esa crema que nos sirven habitualmente en copa. Los ingredientes: yemas de huevo, azúcar y coñac. En este sabor, el maestro heladero vuelve a apostar por las raíces. La imaginación echa a volar. Y es entonces cuando este helado al estilo italiano nos lleva al calor de una mesa. Con la chimenea encendida. Of course. Que el invierno ya está aquí.

D.R.


Queso de leche cruda del Alt Urgell con membrillo casero. O con mela cotogna, como dirían los italianos. Otra oda al queso. Con este sabor, la heladería sigue apostando por uno de los sabores que mejor la definen: el de queso de cabra del Pirineo con ron. También el helado de scamorza ahumada. En el paladar nos recuerda a la mozzarella italiana. Que se note que el maestro heladero es de Turín.
 

D.R.


Crema de cítricos de temporada: Naranjas y mandarinas dan la bienvenida a la Navidad. Sabores que nacen para aligerar los excesos de las fiestas. Y para evocar la tradición (tan reciente para ti como para mí) de colgar los calcetines en la chimenea con naranjas en su interior. Si los encuentras, alégrate. Son símbolo de la fortuna. Eso es lo que nos han contado.

Selva Negra: La inspiración de este sabor en Navidad viene del famoso tronco de Navidad con selva negra. Uno de los postres más tradicionales que nos recuerdan al famoso abeto decorado con luces y figuritas. Nata, chocolate, licor de cereza, mermelada y frutos rojos. Un sabor inspirado en la receta alemana por excelencia. Colores muy navideños y todo un clásico para disfrutar en su versión más helada.

D.R.

Si el frío te puede, ríete de él con uno de estos helados. Todos están elaborados sin gluten y son artesanos al cien por cien. (No es extraño encontrarnos a Massimo en plena faena heladera.) Así que si eres celíaco no tienes excusa. Y si eres friolero, tampoco. Solo por el placer de tomar un turrón en formato helado, merece la pena que se nos enfríen las manos. Solo un poco eh.