Los grandes premios de la geografía

Dos proyectos me resultan tan necesarios como desmesurados por el tamaño de su ambición: The Ocean Cleanup y el Atlas de España.

Mariano López
 | 
Foto: VIAJAR

Todos los años celebro los premios de la Sociedad Geográfica Española (SGE), siempre cargados de acierto y de criterio, pero este año más, quizás porque han distinguido a personas admiradas y queridas y porque han reiterado su pasión por cuatro de mis cinco aficiones favoritas: la literatura, los viajes, las estrellas y los mapas. Los premios de la SGE, en su edición de este año, recayeron en el fotoperiodista Sebastião Salgado, la historiadora Selma Huxley, la astrofísica Asunción Sánchez Justel, la motoviajera Alicia Sornosa, el inventor Boyan Slat, el Atlas Nacional de España del Instituto Geográfico Nacional y la Fundación Palarq de apoyo a la Arqueología y a la Paleontología. Además, se nombró miembro de honor de la Sociedad al escritor Javier Reverte. Mi aplauso para todos, pero, en especial, para Javier Reverte, que acaba de publicar su Trilogía trágica de España, y para los autores de dos proyectos que me resultan tan necesarios como desmesurados, por la envergadura de su obra y por el tamaño de su ambición: el diseño que permite atrapar enormes cantidades de plástico flotante en el mar y el Atlas Nacional de España elaborado con las tecnologías del siglo XXI.


Dos proyectos me resultan tan necesarios como desmesurados por el tamaño de su ambición: The Ocean Cleanup y el Atlas de España.


Boyan Slat es el responsable del proyecto The Ocean Cleanup. Su diseño para limpiar el mar consiste en un par de brazos flotantes de unos 30 kilómetros de extensión que forman una V, atrapan el plástico flotante en el agua y lo conducen a una plataforma cilíndrica que lo almacena hasta la llegada de un barco. Es un invento sencillo, barato y eficaz, y, por lo tanto, genial. El Atlas reúne en varios volúmenes toda la información disponible sobre el relieve, el clima, la distribución de la población y sus recursos naturales. En su elaboración han participado más de 140 investigadores. Es el mejor espejo, el más preciso retrato de la geografía española. Una vez al año se hace grande esa palabra, geografía, con los premios de una institución que nos anima a viajar, leer, explorar, cuidar el planeta y mirar las estrellas.