Göbeklitepe, el yacimiento turco de 12.000 años de antigüedad que bate récords

Aquí se encuentran las esculturas y las obras artísticas más antiguas de la historia de la humanidad

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: Turismo Turquía

El yacimiento de Göbeklitepe, con sus 11.500 años de antigüedad, no solo alberga los monumentos religiosos más antiguos del mundo, sino que atrae cada vez más la atención de los turistas. Y es que en 2021 fue visitado por un total de 567.453 personas, batiendo por completo sus récords de visitantes anteriores a pesar de los efectos de la pandemia.

Turismo Turquía

Situada a 15 kilómetros al noreste de Şanlıurfa, cerca del pueblo de Örencik, Göbeklitepe ha atraído tanto a visitantes locales como extranjeros desde su descubrimiento. Además, en 2018 fue incluida en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, lo que derivó en un aumento del turismo, ofreciendo nuevos conocimientos sobre el periodo Neolítico. Además, se espera que el número de visitantes continúe al alza durante este año 2022.

El monte Nemrut, la montaña perfecta que no es una montaña

Una nueva mirada al Neolítico: Göbeklitepe

Construido decenas de siglos antes de la invención de la escritura y la rueda, 7.100 años antes de las pirámides egipcias y 6.100 años antes de Stonehenge, Göbeklitepe cuenta una historia que se remonta al año 9.600 a.C.. Este yacimiento cambió la narrativa sobre las comunidades de cazadores-recolectores del Neolítico, ya que aportó grandes pruebas que indican que estas sociedades estaban más avanzadas de lo que se pensaba hasta entonces.

Turismo Turquía

Los obeliscos en forma de T que forman el Göbeklitepe alcanzan los 5,5 metros y son los primeros ejemplos de arquitectura monumental hecha por el hombre. Tallados en sílex en una época en la que todavía no se utilizaban herramientas metálicas y con formas geométricas, motivos animales y representaciones humanas, estos obeliscos recuerdan a una narración mitológica, lo que deja patente que el lugar era un centro de culto.

Además, destacan por ser las esculturas más antiguas del mundo y las obras artísticas más antiguas de la historia de la humanidad. Aquí también se encuentran los primeros ejemplos de la transición a la vida sedentaria, demostrando que las comunidades neolíticas ya poseían una organización social y que se reunían con propósitos religiosos.