El funicular más empinado del mundo

Con una inclinación del 110%, el funicular Stoos Bahn se encuentra en el primer puesto del podio de funiculares más empinados del mundo.

VIAJAR
 | 
Foto: www.myswitzerland.com

El funicular más empinado del mundo ha sido inaugurado en Suiza. Stoos Bahn es el nombre de este ferrocarril que circula desde la ciudad de Schwyz hasta el pueblo montañoso de Stoos, y alcanza una inclinación del 110%. El Stoos Bahn bate así el récord mundial del funicular más empinado, dejando en segundo puesto al Gelmerbahn de Berna, también en Suiza (con una pendiente del 106%).

Durante el recorrido de 1.720 metros, este tren sube más de 740 metros de altitud. Sin embargo, los pasajeros siempre se mantienen en la misma inclinación gracias a un revolucionario diseño de cabinas cilíndricas con capacidad para 272 personas.

Inaugurado el pasado 17 de diciembre por Doris Leuthard, presidenta de la Confederación Suiza, tras cuatro años de obras -se iniciaron en 2013- este funicular realiza su recorrido a 1.300 metros de altitud sobre el nivel del mar y a una velocidad de 36 kilómetros por hora, sustituyendo al sistema ferroviario anterior, en funcionamiento desde 1933. Además, es una de las pocas vías de acceso al pueblo montañoso de Stoos, en el municipio de Morschach en el cantón suizo de Schwyz.

Maryna Patzen / ISTOCK

Este pueblo sin coches, tiene  una población de 150 habitantes, aunque cuenta con numerosos alojamientos hoteleros que ofrecen más de 2.000 camas para los huéspedes que van a disfrutar del esquí a 1.935 metros de altitud sobre el nivel del mar.

El ascensor más alto de Europa también está en Suiza

Debido a su territorio escarpado, el país helvético posee una de las mejores tecnologías europeas para conseguir ascender y descender grandes alturas. En este sentido, a 1.132 metros sobre el nivel del mar, el Hammetschwand es el ascensor más alto de Europa. Situado en la montaña suiza Bürgenstock, desde su última planta se puede divisar el Lago de Lucerna en todo su esplendor.

Este ascensor acristalado sube 152 metros y su recorrido dura un minuto, a una velocidad de 3,15 metros por segundo. El Hammetschwand se convierte así en el ascensor más rápido de Europa, además del más alto.

Construida entre 1903 y 1905, esta atracción está dotada de un armazón de hierro similar al de la Torre Eiffel. Su cabina tiene capacidad para 12 personas y es accesible para sillas de ruedas.

Cada año, este ascensor transporta a más de 40.000 turistas entre mayo y octubre, cuando la nieve no supone un impedimento.

// Outbrain