Ford Puma y Les Mills: o cómo viajar sin dejar de hacer deporte

Un coche con tintes deportivos y una 'app' para hacer 'fitness' en cualquier parte: bienvenidos a la prueba de motor más saludable

Redacción VIAJAR
 | 
Foto:

Los modelos de Ford siempre han tenido fama de estar entre los más dinámicos de sus respectivos segmentos. La marca de Colonia busca diferenciarse de la competencia añadiendo un tacto deportivo a la conducción, ya hablemos de pequeños urbanos, grandes SUV o refinadas berlinas.  En esta prueba hemos querido hacer aún más hincapié en el deporte: nos llevamos en el móvil la 'app' de 'fitness' Les Mills para hacer ejercicio cuando paremos a descansar durante la ruta (que no todo va a ser tomarse un café). Este es el resultado.

El coche

El Ford Puma se adhiere a esa premisa de la deportividad, empezando por su carrocería. Es un SUV de dimensiones compactas (se basa en la plataforma del Ford Fiesta) con una línea lateral estilo coupé que ahora está tan de moda. Esto perjudica un poco el espacio para la cabeza en las plaza traseras, pero a cambio ofrece un diseño con tintes deportivos. Hay otros pequeños detalles en este sentido, de los que solo se percatarán los entendidos del mundo del motor. Las luces delanteras diurnas en forma de C (son de LED), por ejemplo, son un homenaje al Ford GT, el bólido de la marca capaz de superar sin despeinarse los 300 km/h. Y la forma de la parrilla delantera recuerda vagamente a la de los legendarios deportivos de Aston Martin. 

Al volante

Todo en el Puma está enfocado a la conducción. Literalmente. El volante está achatado por debajo como en los coches de competición, la postura es más baja de lo que uno esperaría en un SUV, todo, incluida la palanca del cambio, se siente sólido y preciso. 

También va sobrado de tecnología: aparte de su gran pantalla central para el equipo multimedia y su instrumentación digital, tiene muchos asistentes que hacen más segura la conducción, como la señal acústica que avisa de que te has salido involuntariamente de tu carril. Y no desdeña ciertas pinceladas lujosas poco habituales en este segmento, como el maletero de apertura y cierre eléctricos (basta con darle a un botón) o el magnífico equipo de sonido Bang & Olufsen. 

El motor es un 1.0 de tres cilindros Ecoboost. Que no te engañen unas cifras tan escuetas: rinde nada menos que 155 CV, suficientes para mover con brío menos de tonelada y media; no en vano, acelera de 0 a 100 km/h en apenas 9 segundos. 

Pero lo más sorprendente no son las prestaciones, sino la manera en que se conduce: la dirección es precisa y comunicativa, en las curvas apenas balancea y la respuesta al acelerador es siempre muy espontánea. Y lo mejor es que logra todo esto sin llegar a ser incómodo en ningún momento, porque las suspensión filtra bien las irregularidades del asfalto. 

La deportividad no acaba al bajar del coche

Imagina que estás siguiendo un estricto calendario de ejercicios. Y ahora imagina que te sale una escapada de fin de semana tan apetecible que no puedes rechazar. La mayoría de las veces, la balanza se inclina a favor del disfrute. Esto significa una cosa: esos dos días te saltarás tu serie de ejercicios. Eso puede suponer unos cuantos pasos atrás en todo lo conseguido, y peor aún, una mayor dificultad para retomarlos el lunes siguiente. 

En esta prueba del Ford Puma, como comentábamos en la entradilla (y en nuestro afán por mostrarte pruebas con ese “algo” diferenciador) hemos querido ver si es posible coger el coche y pegarse un fin de semana de solaz sin por ello quebrantar la inquebrantable tabla de ejercicios. Para este reto, hemos recurrido a la aplicación LesMills, en la que vídeos rápidos, profesionales y, sobre todo, divertidos, te hacen sentir cono si estuvieras en una sesión con monitor de cualquiera de los mejores gimnasios del mundo. 

No hemos elegido esta ‘app’ por casualidad: junto a Ford, han creado el programa Fit360 para ponerse en forma. “Nuestra idea ha sido crear un mañana mejor, fomentar estilos de vida saludables y ayudar a más personas a enamorarse del fitness”, nos dicen los responsables de esta alianza. 

¿Nos lo creemos? Vamos a comprobarlo en nuestras carnes. Ford x LesMills Fit360  es un programa exclusivo de entrenamiento de cuatro semanas con acceso a Les Mills On Demand (más de 1.000 entrenamientos para elegir) y un kit de entrenamiento portátil diseñado para el nuevo Ford Puma's Megabox, o dicho en castellano: una esterilla, tensores, mancuernas… todo lo necesario para trabajarse el cuerpo en una bolsa compacta que puedes llevarte a cualquier parte. Y que ocupa muy poco espacio en el maletero del Puma. 

Y este es, precisamente, el equipamiento “inesperado” que llevaba el coche en esta prueba de conducción. Aunque lo de ponerse en forma comenzó un poco antes: los expertos de Ford x Les Mills Fit360 me enviaron un calendario previo con la promesa de que, si lo seguía a rajatabla, no solo luciría un cuerpo mejor, sino también más saludable: ejercicios de cardio, fuerza, flexibilidad… distribuidos de lunes a domingo en breves sesiones que nunca superan los 45 minutos, dadas en los vídeos de la aplicación de móvil por expertos entrenadores internaciones (también los hay en español).

De modo que, en esta ruta de una semana por las tortuosas carreteras del Valle del Tiétar para comprobar las cualidades del Ford Puma, me detuve cada día en algún rincón con vistas maravillosas (no es complicado en esta zona), extendí la esterilla y me puse a la faena.  

¿Ha dado resultado? De momento solo puedo decir una cosa: cuando uno se pone de nuevo al volante, la sensación es de reseteo; uno se siente tan revitalizado que podría hacer otros cientos de kilómetros sin despeinarse. Y sobre todo: aunque la prueba del Ford Puma solo ha durado una semana, seguiré con mis sesiones de Les Mills hasta que acabe el mes. Eso sí: en casa, y sin preocuparme por encontrar un descampado donde extender la esterilla.